El INTA recibirá recursos para apuntalar sus trabajos

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) aprobó un préstamo de inversión por 170 millones de dólares para el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación.

El mismo se utilizará para el fortalecimiento del sistema de innovación agropecuaria, adaptación al cambio climático y cuidado ambiental. Como contraparte, el gobierno argentino aportará US$ 43 millones, que se destinarán al mejoramiento de los procesos de transferencia y extensión, especialmente dirigidos a la agricultura familiar y el desarrollo local.

“Este Gobierno triplicó el presupuesto del INTA, porque está entre sus prioridades fortalecer el desarrollo tecnológico, a través del capital de conocimiento que tienen nuestros técnicos y científicos, y que nos ubica entre los primeros en el mundo, a la hora de posicionar los avances en materia de tecnología agropecuaria”- sostuvo el ministro de Agricultura Julián Domínguez.

“Nuestros cuadros técnicos del INTA, altamente calificados, son cada vez más requeridos, como en el caso de Haití con el Programa ProHuerta, o del gobierno de la India que envió a su ministro de Agricultura, Sharad Pawar, interesados en el know how en almacenaje con el sistema de silobolsa”- destacó Domínguez.

Con este financiamiento, tendrá un mayor impulso la innovación tecnológica en el sector agropecuario, que el INTA lleva adelante desde hace más de cinco décadas, dirigida al desarrollo de la sociedad argentina. Aumentando la competitividad y la equidad social de manera sustentable.

De esta manera, la Argentina, que se ubica entre los cuatro mayores exportadores de alimentos del mundo, podrá fortalecer el desarrollo de nuevas tecnologías, productos y procesos, la capacidad de transferencia y los servicios de extensión. Además continuará con el apoyo a pequeños y medianos productores con el fin de sostener la seguridad alimentaria. Con este proyecto, se espera que al menos un 40% de los productores del país puedan adoptar tecnologías promovidas desde esta institución, para aumentar los rendimientos de manera sustentable y con agregado de valor.

“Para la Argentina, es un buen negocio invertir en el INTA”, expresó Carlos Casamiquela, presidente del organismo. “Por cada peso que se invierte en la institución, el país puede generar un resultado económico que multiplica largamente esa inversión hecha por el Estado”, agregó.

En esta línea, Casamiquela destacó que “sumado al presupuesto que hemos tenido desde 2004, este financiamiento hará posible un impulso muy significativo de nuestra capacidad de investigación y desarrollo, para mejorar la producción técnico-científica, pero también la vinculación tecnológica y el trabajo conjunto con otros organismos públicos y privados del país y del exterior”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *