Estiman un gran futuro para la ganadería en el Norte del país

Rafael Llorente tiene 58 años, esproductor agropecuario, miembro de los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (Crea) de Lincoln desde el año 1978 y administrador de la empresa Mitikile S.A. Recientemente ofició de anfitrión del evento nacional de dicha organización en Córdoba y se tomó el tiempo para hablar con este diario acerca de las posibilidades de la actividad primaria en el país y de cómo la frontera agrícola-ganadera se expandió hasta hacer más fuerte las provincias del Norte, entre las que se encuentra Misiones.
El corrimiento de la frontera agrícola hacia el Norte y la irrupción de una ganadería en zonas marginales del país, constituyen una novedad que llegó para quedarse, señaló Llorente.
«Creo que es un proceso de cambio. La ganadería se va reubicando y buscando sus nuevos espacios. Creo que hay un enorme futuro para la ganadería en las provincias del Norte y lo vemos así. Además desde nuestra entidad, hay una positiva sinergia con el Inta. Y ellos trabajan con lo tecnológico y nosotros complementamos eso», acotó.
Cuando se le consultó acerca de qué  diferencias veía con 2007, año en que también había presidido un Congreso Crea, Llorente admitió que el país cambió mucho y que una gran cantidad de argentinos comprendió qué era ser «gente del campo», según sus expresiones. “Pasaron muchas cosas (desde 2007). Lo que ocurrió 2008 (la crisis del campo) y a partir de ahí hubo un cambio muy importante. Cuando se decía «campo» en la Argentina, se pensaba en pastito, vacas y los árboles. A partir de 2008, cuando se dice ‘campo’ muchos argentinos pudieron apreciar rostros y gente distribuida en todo el país y sus comunidades. Eso lo notamos y lo vivimos. Y con ese diálogo o no-diálogo. Y no fue malo al final”, indicó.

En referencia a qué debía ser tenido en cuenta por los productores primarios para dedicarse a alguna actividad, Llorente puso de relieve dos criterios muy significativos: el precio y la previsibilidad.
«Los precios en la actividad (de cualquier tipo que fuera) constituyen un dato importantísimo. Sin precios no hay actividad rentable. Pero, otro factor es la previsibilidad. Y eso lo vemos en una serie de actividades que tiene rentabilidad positiva pero la gente no se vuelca a las mismas porque no saben si mañana va a seguir siendo rentable. La previsibilidad es un componente muy importante». Llorente destacó finalmente el trabajo (que incluye el consenso alcanzado) en el Congreso sobre retenciones y que puede abrir un camino de solución al futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *