La ganadería de Misiones logró el segundo mayor crecimiento del país

Datos correspondientes a la campaña de vacunación antiaftosa que finalizó a inicios de 2010, señalan que la cantidad de ganado bovino en Misiones creció 94,8 por ciento en los últimos siete años. Se trata del segundo mayor crecimiento entre todas las provincias del país. El mayor incremento se registró en Salta, con 113 por ciento.
En términos generales, los números del Senasa dan cuenta de un marcado corrimiento desde las zonas tradicionalmente ganaderas del centro del país, hacia el norte. En números absolutos, mientras las provincias centrales de Buenos Aires, La Pampa, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos perdieron 8,9 millones de cabezas desde 2003, las del norte aumentaron en 1,9 millones la cantidad de bovinos.
Si bien casi todas las provincias del norte del país experimentaron una suba en sus existencias de ganado, algunas crecieron más que otras y las diferencias son marcadas: mientras en Salta y Misiones el incremento desde 2003 hasta el corriente año ronda el 100 por ciento, en el resto de las provincias del norte no se encuentran casos en los que la suba del rodeo supere el 43 por ciento.
La diferencia entre los casos de mayor crecimiento está directamente relacionada con la intervensión de los estados provinciales y la aplicación de políticas de apoyo a los productores. En el caso de Misiones, la Provincia viene desarrollando un ambicioso programa que incluye apoyo financiero para la compra de animales y mejora de las pasturas,  desarrollo y transferencia de genética y capacitación para los productores.

Corrimiento
La oportunidad para el crecimiento de la ganadería en zonas en las que antes esta actividad no ocupaba un lugar central, está directamente relacionada con la caída que se registró en los últimos años en la cantidad de ganado producido en la Pampa Húmeda. Ocurre que los mejores márgenes que dejó la agricultura, especialmente la soja, corrieron a la ganadería al norte del país a tal punto que un cuarto de la producción bovina nacional ya proviene de las nueve provincias que componen el noreste (NEA) y noroeste (NOA) argentino.
Si bien es cierto que el rodeo nacional cayó 12,1 por ciento en el período (de 57,2 a 50,2 millones de cabezas) es innegable que el impacto fue todo para las provincias centrales: mientras la cantidad total de animales descendió en 7 millones, las provincias del centro y centro-este perdieron casi 9 millones y las del norte ganaron 2 millones. Pese a que la mayoría de las provincias del norte siguen teniendo escasa participación dentro del total nacional, muestran una variación destacable de sus números internos.
La provincia que más aumentó su participación fue Salta. En la última vacunación se contaron más de un millón de cabezas, lo que permite elevar su aporte al total nacional en 113,2 por ciento entre 2003 y 2010. Le sigue en crecimiento Misiones, que con 381.000 cabezas creció 94,8% dentro del total nacional entre 2003 y 2010. Tucumán, por su parte también tiene hoy más peso que hace siete años (lo incrementó en 42,8%). Pero más incidencia tiene la provincia de Formosa, que creció 42% en su participación con un rodeo mayor: alcanza las 1,7 millones de cabezas (una concentración de 3,48% en el total nacional).
Si bien es cierto que desde diciembre de 2009 a esta parte los precios del ganado bovino achicaron la diferencia de rentabilidad con la agricultura, el proceso que se dio en los últimos siete años es sustancial y está lejos de revertirse porque, en paralelo, los valores de los commodities agrícolas siguen en alza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *