“El Medio Oriente es el mercado al que apuntar para la exportación de yerba”

Allí donde los jesuitas desarrollaron los primeros yerbales hace más de 400 años, Florentino Orquera desarrolló un producto que revolucionó la forma de tomar mate en muchos hogares: la yerba saborizada CBSé. Aunque nació formalmente en 1978 en San Francisco, Córdoba, de dónde es oriundo Orquera, la empresa se instaló en Santa Ana a fines de la década pasada y allí acopia el noble producto que es líder en el mercado de yerba mezclada con hierbas.

Todo nació de la inventiva de Orquera, quien agobiado por las sucesivas crisis económicas y el avance de la dictadura militar, decidió crear un nuevo producto al ver que la misma gente mezclaba la yerba con otras hierbas. Así decide incorporar a la yerba mate hierbas serranas del tipo dulce y digestivas, introduciendo en el mercado un novedoso producto: la primera yerba mate compuesta.

Resistida en los primeros años, cambió la forma de tomar mate en muchos hogares argentinos y hoy tiene el 60 por ciento del mercado en su tipo, siendo una de las yerbas más vendidas del país.

Incluso, exporta a Estados Unidos, España y Medio Oriente. Hoy sus yerbas saborizadas se comercializan con sabor a naranja, limón, pomelo, café, miel y endulzada. Recientemente, ha incorporado una yerba compuesta con hierbas de los Andes, además de Silueta y la marca premium.

“El Medio Oriente es el mercado al que apuntar para aumentar las exportaciones. No China, no Estados Unidos. En el Medio Oriente hay 180 millones de habitantes y solo Siria consume 18 millones de kilos al año”, explica Orquera, quien fue uno de los primeros en llevar el producto a ese lejano país e introducir la yerba al “mercado de los recuerdos” en Estados Unidos, para los residentes argentinos en California, Nueva York  y Miami.

En expansión

El empresario asegura que el mercado para la yerba mate en general y para la compuesta en particular, es muy promisorio. “El mercado crece diez por ciento anual. Es como el país”, explica. Actualmente CBSé vende cuatro millones de paquetes de medio kilo por mes y planea seguir invirtiendo en Misiones.

Además del secadero en Santa Ana, en un predio de 75 hectáreas, posee dos secaderos más en Andresito y San Pedro y construye uno en Capioví.

La inversión propia en los dos últimos años supera el millón de dólares.

Solo en Santa Ana cuenta con 80 personas trabajando, mientras que en Córdoba, se desempeñan otros 120.

En el establecimiento misionero se realiza el acopio -hay capacidad para unos seis millones de kilos mensuales- y en el de Córdoba, las mezclas.

“Cuando arrancó la idea, era todo muy artesanal y compraba la yerba a mayoristas. Ahora vendemos cuatro millones de paquetes de medio kilo por mes”, asegura Orquera.

Pese a que trabaja en las dos provincias y procesa su producto en Córdoba, el empresario asegura que la ley de Envasado en Origen será muy positiva para el sector, aunque considera que debe aplicarse en conjunto con Corrientes. “A mi me conviene, porque ubicaría todo el trabajo en un solo lugar. De hecho, la sugerí. Ocurrió lo mismo con el vino y fue muy positivo para la industria”, opinó.

Aunque admite que al principio fue mirado de reojo por los yerbateros locales, Orquera asegura que se siente muy cómodo en Santa Ana y apuesta a desarrollar más productos.

“Estoy feliz de estar en Santa Ana y quiero seguir creciendo. Argentina es maravillosa y llena de oportunidades”, explica.

Peronista de cuna, también se permite opinar sobre la política local. “Creo mucho en Mabel Pezoa. Estoy sorprendido de ver a una mujer que hizo maravillas con su empuje. No solo por el parque temático y la cruz de Santa Ana, que todavía no se imaginan el impacto que tendrá en la localidad”, indicó.

“Si hizo eso con pocos recursos y mucho empuje, imaginen lo que sería si llega a ser vicegobernadora. Sería muy importante. Es una mujer de una gran calidez humana y cristiana. Solo le pediría que impulse un parque industrial en Santa Ana, pero uno que sea grande, de entre 50 y cien hectáreas para que las empresas puedan venir a radicarse y generar mano de obra. Si se le suma el puerto, sería muy relevante para la zona. Incluso, ofrezco para ayudar mi experiencia y traer mi gente para asesorar”, anticipó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *