Explotación de tareferos será analizada en el INYM

La situación laboral de los tareferos también será analizada por el directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), a partir de un planteo realizado por el representante del gobierno de Misiones en el organismo y diputado provincial, Ricardo Maciel. La problemática fue expuesta ayer ante los directores presentes, cuando el INYM no logró el quórum para iniciar la negociación por el precio de la hoja verde y la canchada. Se acordó que el tema será debatido en la próxima reunión ordinaria del directorio.

En la ocasión reiteró que “la industria debe controlar a quienes contrata, verificar que no se trate de un prestador de servicios irregular o tenga a sus empleados en condiciones infrahumanas”. Además, ante un pedido de explicaciones por parte del establecimiento yerbatero correntino, Maciel ratificó sus dichos e insistió en que “la industria también es responsable del trabajo esclavo y hoy se lleva la mayor ganancia de la actividad yerbatera”.

“A quienes se molestaron en llamar al gobierno provincial para solicitar que rectifique mis declaraciones, les recuerdo que deben asumir el compromiso de colaborar con las medidas que apuntan a evitar el empleo informal y la explotación del obrero rural”, manifestó el legislador renovador.

En sintonía con la postura de Maciel se expresaron ayer los ministros provinciales de Trabajo y del Agro y la Producción, Claudia Gauto y Néstor Ortega respectivamente. Para Ortega, “las penurias de la yerba terminarán cuando dejemos de buscar el beneficio propio y a corto plazo». En diálogo con radio República, manifestó que confía en que “si todos los sectores fueran responsables, perseverantes y constantes como para fijar políticas de colocación de productos en mercados nacionales, el sector puede llegar a tener un futuro mucho mejor de lo que está teniendo”.

Por su parte, Gauto –en declaraciones a Noticias del 6- ratificó que han intimado tanto a la empresa La Misionera como a Las Marías para saber qué sucede con los trabajadores en situación irregular encontrados en Caraguatay. En ese contexto observó que “las estadísticas del Inym dieron cuenta que la última cosecha fue de 700 millones de kilogramos. Y para semejante volumen se necesitan entre 12 y 13 mil tareferos, pero están registrados apenas cinco mil. Conocemos esta realidad, trabajamos sobre ella para erradicar el trabajo no registrado».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *