Construyeron una extractora de jugos de fruta por vapor

Un ingeniero del Inta (Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria), de la Estación de Experimentación Agrícola (EEA) de Cerro Azul junto a una pequeña empresa metalúrgica de Leandro  Alem adaptaron, diseñaron y construyeron una pequeña máquina extractora de jugos de fruta por vapor. La herramienta fue desarrollada como parte de un proyecto más ambicioso, “que contempla construir y equipar una Planta Piloto para el Procesamiento de Frutas que actúe como un núcleo de desarrollo agroindustrial y centro de investigación, capacitación y enseñanza para la comunidad”, sostuvo ayer el ingeniero agrónomo y magister, Rodrigo Núñez Hinostroza parte de este logro y del Equipo de Frutales del Inta EEA- Cerro Azul .
Y añadió: “Se realizó a partir de una pequeña extractora que se trajo de Brasil para desarrollar mi Tesis de postgrado a nivel Maestría en Tecnología de los Alimentos”. Según explicó Hinostroza, fue construida en conjunto con la empresa metalúrgica Indunox de Horacio Temchuk, en Alem.
En cuanto a producción, “hablamos de una capacidad de 150 kilos por Batch pero se podrían procesar 600 kilos en un jornal de 8 horas. En breve se terminarán las conexiones de los servicios (luz y gas) para iniciar las experiencias  a escala mayor”, dijo el ingeniero.
La producción de jugos abarcaría a la mayoría de cultivos frutales que se llevan a cabo en la provincia. “La pequeña extractora se probó con éxito en uva, arándanos, durazno y ananá”, agregó.
Respecto del proceso de extracción, “es muy sencillo, se utiliza el vapor de agua generado para romper las células vegetales permitiendo que el jugo descienda por gravedad. El producto obtenido se encuentra listo para envasar, y su vida útil supera los cuatro meses almacenados en condiciones normales”, especificó Hinostroza.
El costo de la misma fue de $37.000. “Si bien el precio puede parecer algo elevado para un pequeñoproductor, se podría pensar en el trabajo de estos en forma asociada o en equipos menores. Según pruebas sensoriales hechas, el producto es muy aceptado, y los precios que se pueden percibir son muy interesantes”, señaló.

Darle valor agregado
Cabe destacar que “la fruticultura tiene un enorme potencial en la provincia, ya que por sus características edafoclimáticas, se puede producir diferentes tipos de fruta (de clima templado, subtropicales y nativas)”, dijo Hinostroza.
En cuanto a la Planta Piloto, “se cuenta con la infraestructura edilicia, separada en el sector de procesamiento, laboratorio y oficina, y además se adquirió una despalilladora y un conjunto de extractoras de jugo de frutas por vapor”, detalló el ingeniero.
Explicó que la transformación de frutas cumple un importante rol cuando se quiere desarrollar una fruticultura competitiva, “ya que no sólo se aprovecha el potencial de producción agregando valor al producto y generando mayores ingresos, sino que con la industria se consolida la producción de frutas, ya que mucha de ella, por tamaño, excedente o daño tendría un destino estable que antes no tenía”, añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *