Puja de productores, industriales y Gobierno por el precio de la yerba

Para la cadena productiva de la yerba, la intervención de Guillermo Moreno, el secretario de Comercio, sabe más amarga que el primer mate de la mañana. Mientras el resto de los precios se dispara, desde hace tiempo el funcionario controla que los valores de la infusión criolla no suban al consumidor más del 7% por año . Así, ha provocado un desfasaje cuyo costo siempre lo paga el eslabón más débil : el de los productores y cosecheros. Ahora, los colonos misioneros amenazan con marchar hacia Buenos Aires, para denunciar la situación.
Moreno visitó una única vez la provincia de Misiones –de donde sale 80% de la producción yerbatera– en septiembre de 2009 y a los gritos intimó a los industriales a pagar un precio justo al productor. Pero luego de eso, mostró que su única preocupación era que no subiera el precio de la yerba al público. En 2010 autorizó a las grandes industrias un retoque de apenas 7%, muy por debajo de la inflación real. Y, en enero, comunicó a una firma que ese mismo porcentaje de suba sería autorizado para 2011, a partir de marzo .
Justamente el mes próximo se inicia la cosecha. Y como el precio obligatorio de la materia prima debe ser fijado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), por estos días los productores están redoblando su presión para que haya un generoso aumento de los valores que cobran. Hoy los casi 17.000 minifundistas de Misiones deberían percibir 0,78 pesos por kilo de hoja verde (equivale a 2,20 pesos por kilo de yerba canchada). Y pretenden que ese valor se eleve por arriba de 1 peso. Es decir, un aumento no menor al 20% .
El problema es que ese planteo choca con la resistencia de la industria , que ante el pedido legítimo de los productores recuerda que Moreno les prohíbe elevar el precio final más allá de 7%. Hoy el kilo de yerba más económica ronda los 8,50 pesos. Es decir que el productor obtiene menos de una cuarta parte de precio final.
“El problema es que al productor de yerba hace muchos años que no le cierran los números. Y al Gobierno parece que no le importa nada esta economía regional. Al no permitir que la yerba tenga un mejor precio, condena a la pobreza a unas 40.000 familias misioneras”, señaló el diputado provincial Héctor “Cacho” Bárbaro, del Partido Agrario y Social, ex aliado del kirchnerismo. El legislador envió una carta abierta a Moreno exigiéndole que permita una suba de los valores. Y le advirtió que, de lo contrario, impulsará una marcha a Buenos Aires de tareferos (los cosecheros de yerba) y productores.
Los números que maneja Bárbaro son elocuentes. Dice que aunque el precio oficial de la yerba verde es de 0,78 pesos por kilo, muchos productores no cobran más de 40 centavos. Y que dicho ingreso no les permite mejorar los paupérrimos salarios de los tareferos, que cobran 60 pesos en el caso de que puedan recolectar unos 500 kilos de yerba por día.
“Hoy hablan mucho del trabajo esclavo. Acá siempre la gente estuvo esclavizada, porque nunca a su trabajo le dieron valor. Por eso le pido a Moreno que empecemos a fijar el precio de la yerba a partir de un precio justo para el productor, que debería ser de no menos de 1,20 por kilo”.
“La carne subió 200%. Otro tanto pasó con la leche. Hoy una cerveza cuesta $ 9 y se acaba en minutos. Un paquete de yerba dura muchos días. Y no influiría mucho que se permita que el kilo de yerba pase a costar $ 12, siempre que ese aumento se traslade hacia abajo ”, evaluó Bárbaro. (clarín)

Para la cadena productiva de la yerba, la intervención de Guillermo Moreno, el secretario de Comercio, sabe más amarga que el primer mate de la mañana. Mientras el resto de los precios se dispara, desde hace tiempo el funcionario controla que los valores de la infusión criolla no suban al consumidor más del 7% por año . Así, ha provocado un desfasaje cuyo costo siempre lo paga el eslabón más débil : el de los productores y cosecheros. Ahora, los colonos misioneros amenazan con marchar hacia Buenos Aires, para denunciar la situación.Moreno visitó una única vez la provincia de Misiones –de donde sale 80% de la producción yerbatera– en septiembre de 2009 y a los gritos intimó a los industriales a pagar un precio justo al productor. Pero luego de eso, mostró que su única preocupación era que no subiera el precio de la yerba al público. En 2010 autorizó a las grandes industrias un retoque de apenas 7%, muy por debajo de la inflación real. Y, en enero, comunicó a una firma que ese mismo porcentaje de suba sería autorizado para 2011, a partir de marzo .Justamente el mes próximo se inicia la cosecha. Y como el precio obligatorio de la materia prima debe ser fijado por el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), por estos días los productores están redoblando su presión para que haya un generoso aumento de los valores que cobran. Hoy los casi 17.000 minifundistas de Misiones deberían percibir 0,78 pesos por kilo de hoja verde (equivale a 2,20 pesos por kilo de yerba canchada). Y pretenden que ese valor se eleve por arriba de 1 peso. Es decir, un aumento no menor al 20% .El problema es que ese planteo choca con la resistencia de la industria , que ante el pedido legítimo de los productores recuerda que Moreno les prohíbe elevar el precio final más allá de 7%. Hoy el kilo de yerba más económica ronda los 8,50 pesos. Es decir que el productor obtiene menos de una cuarta parte de precio final.“El problema es que al productor de yerba hace muchos años que no le cierran los números. Y al Gobierno parece que no le importa nada esta economía regional. Al no permitir que la yerba tenga un mejor precio, condena a la pobreza a unas 40.000 familias misioneras”, señaló el diputado provincial Héctor “Cacho” Bárbaro, del Partido Agrario y Social, ex aliado del kirchnerismo. El legislador envió una carta abierta a Moreno exigiéndole que permita una suba de los valores. Y le advirtió que, de lo contrario, impulsará una marcha a Buenos Aires de tareferos (los cosecheros de yerba) y productores.Los números que maneja Bárbaro son elocuentes. Dice que aunque el precio oficial de la yerba verde es de 0,78 pesos por kilo, muchos productores no cobran más de 40 centavos. Y que dicho ingreso no les permite mejorar los paupérrimos salarios de los tareferos, que cobran 60 pesos en el caso de que puedan recolectar unos 500 kilos de yerba por día.“Hoy hablan mucho del trabajo esclavo. Acá siempre la gente estuvo esclavizada, porque nunca a su trabajo le dieron valor. Por eso le pido a Moreno que empecemos a fijar el precio de la yerba a partir de un precio justo para el productor, que debería ser de no menos de 1,20 por kilo”.“La carne subió 200%. Otro tanto pasó con la leche. Hoy una cerveza cuesta $ 9 y se acaba en minutos. Un paquete de yerba dura muchos días. Y no influiría mucho que se permita que el kilo de yerba pase a costar $ 12, siempre que ese aumento se traslade hacia abajo ”, evaluó Bárbaro. (clarín)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *