Alternativas para engordar la vaca de invernada

La vaca de invernada representa un ingreso importante en los sistemas de cría, sin embargo, implica un problema en el período invernal porque ocupa una superficie no menor del campo que podría destinarse a otras categorías de animales.
Para solucionar este problema, en el INTA Mercedes de la provincia de Corrientes se han evaluado diferentes alternativas de engorde a corral de vacas descarte.
Para esto, los técnicos Jorgelina Flores, Mariana Calvi, Diego Rochinotti y Sebastián López Valiente explicaron que utilizaron silos o henos con algún suplemento, proteína o energía y proteína.
De esta manera, se logra vender vacas gordas al final del invierno, con el valor agregado que tiene ese cambio de categoría, además del mejor manejo de la carga del sistema, añadieron.
“Utilizando heno de setaria, dos rollos de 400 kilos por cabeza más maíz y pellet de algodón, las ganancias obtenidas, luego de dos años de evaluación, estuvieron en el orden de los 668 gramos por animal, por día”, sostuvieron.
En promedio aumentaron 2,2 puntos de condición corporal y el encierre duró aproximadamente 110 días y todas las vacas se vendieron gordas al final del invierno.
Con heno de paja de arroz, con la misma suplementación anterior, el promedio de la ganancia de peso fue de 575 gramos por anima cada día y un aumento de condición corporal de 1,5 puntos, en un encierre de tres meses aproximadamente.
En tanto, en el silo de planta entera de sorgo suplementado con un kilo de pellet de algodón por animal y por día, con un encierre promedio de 80 días, la obtención diaria de peso fue de 510 gramos y la grasa dorsal a la venta fue de 5,6 milímetros.
También se utilizó silo de planta entera de sorgo más una ración compuesta por maíz y pellet de algodón.
En este último caso, las ganancias obtenidas estuvieron en el orden de los 1200 gramos por animal y todas las vacas se vendieron gordas con 5,8 milímetros de grasa dorsal en un tiempo promedio de 42 días.
Respecto de la evaluación económica, los costos estuvieron constituidos por los rubros compra de vaca invernada, mano de obra, sanidad, suplementación mineral y alimentación.
Para la determinación del costo de las reservas forrajeras se consideró para el silo de sorgo un rendimiento por hectárea de 10.000 kilos de materia seca y una cantidad de rollos cosechados por unidad de superficie igual a seis en setaria y a diez en paja de arroz.
Los precios promedios considerados fueron los de marzo 2010.
Se simuló la compra de vaca invernada y la venta de vaca gorda a los precios de 2.88 pesos el kilo y 3.60 pesos respectivamente.
El precio del maíz era de 442 pesos la tonelada, mientras que el pellet de algodón costaba 675.
“Los resultados obtenidos en todas las alternativas demuestran que el engorde a corral de vacas es beneficioso productiva y económicamente”, coincidieron los técnicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *