Productores advierten que no hay vacunas contra la rabia paresiante en Santo Tomé

Hace al menos dos semanas ya fueron detectados dos focos de rabia paresiante en campos de la jurisdicción de Santo Tomé y si bien las personas que trabajan en las estancias ya fueron vacunadas, todavía no habría sucedido lo mismo con unas 18 mil cabezas de ganado que están dentro del radio considerado de riesgo. Por ello, productores  se volvieron a reunir para intensificar las gestiones que les permitan obtener las dosis necesarias.

“Va más allá del costo, el tema es la disponibilidad, porque no es que uno va a la veterinaria, pedís y te la dan en el acto. Por su parte, el Municipio emitió una resolución por la emergencia sanitaria y se comprometió a gestionar asistencia para los ganaderos”, señaló en diálogo con El Litoral, el secretario de la Sociedad Rural de Santo Tomé, Raúl Falero.

“En total son 25 mil los vacunos que corresponden a 15 establecimientos rurales los que están dentro del radio de inmunización que se debe hacer, según lo fijado por el protocolo para este tipo de casos. Como no es fácil conseguir la vacuna, nosotros habíamos solicitado que se hicieran gestiones a través del Ministerio de la Producción pero fuimos notificados que la Coprosa sólo brindará a quienes tengan hasta 200 cabezas de ganado”, indicó Falero.

En la reunión se acordó que una veterinaria y una productora intensificaran las gestiones ante laboratorios de Buenos Aires para intentar conseguir la mayor cantidad de dosis posibles, y los productores esperan tener hoy una respuesta favorable.

Por su parte, la intendencia de Santo Tomé,  declaró de interés municipal la “Emergencia Sanitaria” provocada por la aparición de focos de rabia paresiante.

“Lo que nosotros pretendemos es girar esto y al mismo tiempo gestionar ante autoridades nacionales y provinciales asistencias para los productores, ya sea para conseguir vacunas o bien para prorrogar el pago de impuestos como el inmobiliario rural y el de ganancias”, afirmó el intendente de Santo Tomé, Víctor Giraud a El Litoral. En este sentido, remarcó que “hay que tener en cuenta que no sólo tienen que comprar las dosis, lo cual implica un gasto sino que además, una vez vacunada la hacienda, no la pueden vender por unos 40 días”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *