La interacción entre el INTA y los barrios genera más de mil huertas en Oberá

El asesoramiento técnico y la entrega de semillas que realiza el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), a través del programa Pro-Huerta, genera una interesante actividad en los barrios de la ciudad.

En total, en la ciudad hay  42 grupos que realizan huertas, por intermedio de una interacción entre los barrios y el INTA, a través de la ingeniera Noelia Ramírez.

Esta persona controla que se lleve a cabo las prácticas indicadas para el normal funcionamiento de las huertas. De esta manera, en la ciudad funcionan más de 1000 huertas, que se dividen en varios grupos.

Por un lado, las familias, que las utilizan para el autoconsumo. También, las huertas institucionales, como en escuelas o la Penitenciaria. Como es el caso de la Escuela 237 del barrio villa Torneus, cuya producción es consumida por los alumnos en sus hogares y vendida a los maestros y profesores de la institución.

Asimismo, el grupo que utiliza la producción exclusivamente para la venta y ese ingreso significa el sustento familiar.

Al mismo tiempo, el caso de la vecina Elida Ramírez, de la calle Río de la Plata, quien produce mudas de flores y las ofrece, semanalmente, frente a la Catedral, entre otros destinos. (elairedeintegración.com.ar)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *