Pese a la guerra, los refugiados sirios no abandonan el mate

La guerra los expulsó de su país, debieron cruzar la frontera hasta Líbano y soportar el hacinamiento de vivir en un campamento para refugiados, pero todo eso no les impide seguir disfrutando de un placer importado de Améric…


La guerra los expulsó de su país, debieron cruzar la frontera hasta Líbano y soportar el hacinamiento de vivir en un campamento para refugiados, pero todo eso no les impide seguir disfrutando de un placer importado de América del Sur: tomar mate.