Indican que buena genética, sanidad y nutrición garantizan una buena producción ovina

1

La actividad ovina es ideal para pequeños productores, como los de Misiones donde la mayoría son minifundistas. Solo es necesario que el productor cumpla con tres cuestiones fundamentales: buena genética, cuidado sanitario y nutrición del animal para lograr buen rinde. En la provincia, la producción ovina se desarrolla hace más de una década en la zona sur y Andresito, pero recién en los últimos años ha tenido más difusión.
[audio mp3="http://static0.misionesonline.net/wp-content/uploads/2015/11/Ricardo-Spachuk-coordinador-Provincial-de-La-ley-Ovina-por-Misiones-EXPRESS.mp3"][/audio]

Ricardo Spachuk. FM Express.

Indican que buena genética, sanidad y nutrición garantizan una buena producción ovina

1

La actividad ovina es ideal para pequeños productores, como los de Misiones donde la mayoría son minifundistas. Solo es necesario que el productor cumpla con tres cuestiones fundamentales: buena genética, cuidado sanitario y nutrición del animal para lograr buen rinde. En la provincia, la producción ovina se desarrolla hace más de una década en la zona sur y Andresito, pero recién en los últimos años ha tenido más difusión.

Ricardo Spachuk. FM Express.
Estas consideraciones fueron expuestas por Ariel Manfroi de Cabaña Unelen de Venado Tuerto (Santa Fe) y el subsecretario de Desarrollo y Producción Animal del Ministerio del Agro y la Producción, César Berger, durante la jornada técnica sobre producción ovina que se desarrolló el viernes pasado en el Campo La Armonía de San José. La capacitación fue organizada por la cartera agraria y dirigida a productores e interesados en el tema.
Para Manfroi, “en Misiones la gente se está concientizando sobre la producción ovina y es el pequeño productor el que está incursionando”. En Santa Fe la alimentación del animal es a base de alfalfa porque abunda en la zona, por el suelo y el clima. Pero Misiones es muy distinta, por eso “habría que trabajar con los nutricionistas para analizar el aporte nutricional de los pastos que abundan en esta tierra y completar lo que falta con suplementos, como sales minerales”, apuntó el técnico.
Durante la disertación insistió en que “las tres patas de la actividad son la genética, cuidado y nutrición. Si fallamos en una, eso repercute en otra. Podemos tener buena genética, pero si descuidamos la nutrición no habrá un buen desarrollo del animal. Todo esto tiene que ir de la mano”.

Seguimiento
Aclaró que el productor no necesita contar con mucha superficie, porque “hay que estar más encima del animal, debido a que es más vulnerable a ciertos agentes como la embichada en verano”. Por ello aconsejó encerrarlo todas las noches en un corral, así se podrá observar si tiene algún problema. “En cambio, si lo largamos el lunes y lo guardamos el sábado no tendremos la posibilidad de atender de inmediato la aparición de alguna enfermedad”, advirtió Manfroi.
Con respecto a la sanidad, aseguró que “es muy sencillo tenerlos desparasitados. Hay que vacunarlos tres veces al año y trabajar más en la prevención”. También es importante revisar detalladamente a los animales para detectar posible presencia de sarna, piojos o garrapatas, como elaborar un plan de manejo de tratamientos y uso de potreros. Además, resulta conveniente descansar potreros y realizar un pastoreo alternado.
En cuanto al destete, Manfroi explicó que los productores deben suministrarle alimento al cordero al pie de la madre para que vaya acostumbrándose a la nutrición. “Si el animal aprende a comer al pie de la madre, cuando se haga el destete no extrañará a la madre y seguirá con la dieta. Eso hará que no se retrase”, apuntó. Siguiendo estas pautas, el destete puede hacerse a los 60 días, sino recién a los 90.

Impulso desde la provincia
Por su parte, Berger manifestó que desde el Ministerio del Agro se está impulsando la actividad para que en otras zonas, además de Andresito y Fachinal, se incorpore la producción ovina en las chacras. Por eso la cartera agraria asiste con subsidios a los colonos que quieran mejorar las instalaciones de los establos. Al mismo tiempo se lleva adelante un registro para determinar la cantidad de cabezas que existen en la provincia.
En el marco de la ley ovina, que está vigente desde el año pasado, comenzaron a salir los pagos de subsidios y créditos para mejoras en las instalaciones. Berger señaló que se presentaron 25 carpetas de proyectos a la Nación, para conseguir financiamiento. De esta manera, la actividad se está extendiendo a la zona de Aristóbulo del Valle, 25 de Mayo, Dos de Mayo, Colonia Alberdi y General Alvear.
En Misiones, se trabaja con la raza Hampshire Down conocida como cara negra, “es la raza por excelencia carnicera, por rinde y buena aceptación en la zona”. Insistió en que “es una actividad relativamente fácil, hay que replantearse el mercado de venta. Hoy se hace la venta de la chacra al consumidor. El siguiente paso es contar con un frigorífico donde faenar, dejar de ser productores de autoconsumo”.

Indican que buena genética, sanidad y nutrición garantizan una buena producción ovina