Oficializan la eliminación de las retenciones a productos misioneros

cultivo-de-te-e1425745813813-520x245

En paralelo a la baja de las retenciones a la soja, se publicó en el Boletín Oficial la eliminación de retenciones a las economías regionales, como el té, la yerba, el tabaco, la madera y la pasta celulósica.

Oficializan la eliminación de las retenciones a productos misioneros

cultivo-de-te-e1425745813813-520x245

En paralelo a la baja de las retenciones a la soja, se publicó en el Boletín Oficial la eliminación de retenciones a las economías regionales, como el té, la yerba, el tabaco, la madera y la pasta celulósica.

La medida alcanza a productos misioneros como el tabaco y sucedáneos del tabaco elaborados, hortalizas, té y yerba mate, productos de molinería y madera, carbón vegetal y manufacturas de madera. También abarca a pastas de madera o de otras materias fibrosas celulósicas papel o cartón para reciclar (desperdicios y desechos), papel y cartón y manufacturas de pasta de celulosa, de papel o de cartón.

El fin de las retenciones también se aplica a productos de origen animal, leche y productos lácteos; huevos de ave; miel natural; productos comestibles de origen animal, pescados y crustáceos, moluscos y demás invertebrados acuáticos, carne y despojos comestibles y hasta animales vivos.

El Decreto lleva la firma del presidente Mauricio Macri, del Jefe de Gabinete, Marcos Peña, del ministro de Hacienda y Finanzas Públicas, Alfonso de Prat Gay y del ministro de Industria, Ricardo Buryaile.
En los considerados expresa que el Estado Nacional está decidido a implementar medidas efectivas tendientes a revertir los indicadores negativos de la economía argentina, incluyendo acciones concretas destinadas a superar la crisis agropecuaria y reactivar al sector, eliminando las trabas y restricciones que hoy limitan su capacidad, al tiempo que se favorece el cuidado del capital natural de nuestros suelos.
Pone de relieve que es necesario brindar una solución a la problemática actual de la disminución del área sembrada y de producción de cereales, así como revertir el deterioro que sufren las exportaciones de las economías regionales y el mercado de todas las carnes.
Advierte que el cúmulo de estimaciones existentes arroja una fuerte caída en la superficie sembrada con trigo en la presente campaña 2015/16 respecto de temporadas previas.
Al respecto menciona que las últimas estimaciones efectuadas sobre la intención de siembra del maíz para la misma campaña, dan cuenta de una importante proyección de retroceso respecto del ciclo anterior.
Dice que las economías regionales no escapan a esta situación de crisis existiendo en todas las regiones del país una baja generalizada y sostenida de la producción y de los niveles de exportaciones.
En el caso de la soja y sus subproductos, el aumento del área sembrada y la cosecha record de la última temporada, no ha evitado frenar el deterioro de la competitividad y rentabilidad de toda su cadena de valor asociada.
El mercado de la carne –agrega- también atraviesa una de las peores crisis de su historia, evidenciada por la sistemática reducción del plantel ganadero que se observa período tras período, el consecuente cierre de las plantas frigoríficas y una marcada disminución de los volúmenes exportables en situación inversa a lo que sucede en los otros países de la región.
En razón de lo expuesto –expresa-, es necesario adoptar medidas concretas y efectivas para solucionar la grave crisis económica que viven los sectores apuntados, ayudando a los productores y las cadenas de valor asociadas a revertir el deterioro sufrido en el último tiempo, tendiendo a fomentar el desarrollo de la industria exportadora y promover el agregado de valor nacional.
Manifiesta que luego del colapso económico y social ocurrido en el país en el año 2001, se inició, a partir del año 2002, un proceso de fijación por parte del Poder Ejecutivo Nacional de los denominados derechos de exportación a la venta de distintas mercaderías agropecuarias al exterior.
Actualmente –agrega- existe un consenso generalizado de los distintos actores que intervienen de manera directa o relacionada con aquellas actividades, sobre la necesidad de reducir los derechos que gravan las exportaciones, por representar un elemento distorsivo que desalienta la producción.
Las denominadas retenciones a las exportaciones –expresa-, en la actualidad no logran cumplir ninguno de los objetivos extra fiscales para las que fueron trazadas, existiendo un marcado deterioro del nivel de crecimiento económico, un sostenido incremento de los precios internos y un preocupante desequilibrio entre el mercado externo e interno.
En esa inteligencia –dice-, y toda vez que se ven afectadas las economías regionales, el mercado de carnes y los productos agropecuarios y subproductos por la aplicación de estos gravámenes, resulta conveniente y necesario reducir, a partir de la publicación del Decreto, las alícuotas correspondientes a los derechos de exportación en cuestión.

Deja en claro también que la merma en la recaudación del Estado Nacional por la aplicación de la medida en pos de reactivar los sectores afectados, se verá compensada por el crecimiento en la recaudación de impuestos por el aumento inmediato de la producción que se estima que estará asociada a esta acción de gobierno, dinamizando la actividad económica de las diversas regiones y beneficiando así a las provincias mediante la coparticipación de los tributos.

Oficializan la eliminación de las retenciones a productos misioneros