Capacitaron en buenas prácticas de manufactura en secaderos

unnamed

El Instituto Nacional de Tecnología Industrial capacitó a productores yerbateros en Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) en la localidad de Oberá. El programa se llevó a cabo dentro del Plan Estratégico del Sector Yerbatero que impulsa el gobierno de la provincia.

Capacitaron en buenas prácticas de manufactura en secaderos

unnamed

Con la premisa de mejorar las condiciones del lugar de trabajo y a la par la calidad del producto yerba mate canchada, se concretó en la ciudad de Oberá una nueva jornada de capacitación de BPM en secaderos. Las capacitaciones se enmarcan en el Plan Estratégico del Sector Yerbatero y se vienen implementando desde el mes de mayo de 2015, con la participación de once establecimientos de la zona productora yerbatera, el respaldo financiero del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y el soporte técnico del INTI.
“Estos talleres son sumamente importantes, tanto a nivel personal como para el producto”, enfatizó Eliseo Ruzak, del Establecimiento Don Leandro, ubicado en Leandro N. Alem, tras participar del taller en Oberá. “El personal que participa, que en nuestro caso designamos a un representante por sector de la empresa que luego compartirá los conocimientos con sus compañeros, nos trasmite mucho entusiasmo por lo aprendido, y sabemos que esto redundará en mejorar la calidad de la yerba que vendemos”, agregó.

El tema de la jornada del taller realizado en Oberá fue la manipulación higiénica de los alimentos. “La yerba mate es un alimento, y debemos tomar conciencia de ello”, enfatizó el químico Eugenio Micuchi, del Centro INTI- Misiones. “Todos aquellas personas que se relacionan con la producción y elaboración de estos productos, deben recibir capacitación”, señaló.

“El objetivo es lograr un alimento inocuo; hacer lo mejor posible las cosas y cumplir con las normas establecidas por el Código Alimentario Argentino que exige que todos los establecimientos elaboradores de alimentos tengan Buenas Prácticas de Manufactura, que las personas que trabajen en esos lugares reciban las correspondientes capacitaciones de manipulación de alimentos, y entender qué es lo que estamos haciendo: si manipulamos un alimento tenemos que saber cómo hacerlo lo más inocuo posible”, detalló.

La ingeniera Ana Laura Villalba, del Área de Alimentos del INTI, profundizó la explicación sobre por qué es importante capacitarse en BPM. “Hay conceptos básicos de manipulación que debemos tener en cuenta para lograr alimentos inocuos, que no trasmitan enfermedades en los consumidores”, dijo. “En el caso de la yerba, si bien es un alimento que no tiene tanta manipulación por parte de los operarios, es un producto que viene del campo o de la chacra y hay que observar la presencia o no de tierra y otros elementos”, continuó la profesional.

Villalba contó que “hay contaminaciones físicas, químicas y biológicas”, y señaló que “las más importantes dentro del área de alimentos son las biológicas porque los microorganismos están en todos lados y si bien en el proceso de la yerba mate el fuego, el calor, mata los microorganismos patógenos (bacterias, hongos, virus, parásitos), que son los que producen las enfermedades trasmitidas por alimentos, hay toxinas que se generan que son termo resistentes, o sea son toxinas que resisten las temperaturas, y aquí, como en cualquier industria, son importantísimas las BPM”.

Por su parte, la directora del Centro INTI-Misiones, licenciada Andrea Acosta, resaltó la importancia del trabajo que se realizó durante el 2015 para el agregado de valor a la yerba mate Misionera. “Esto es parte de la política que el Centro viene llevando adelante para el crecimiento de la Industria misionera apuntalando de esta forma varios sectores estratégicos de dicha industria”, destacó.

Asimismo, la tarea conjunta entre el INYM y el INTI permitirá a los secaderos que participen de los talleres contar con procedimientos para mejorar algunos aspectos del proceso de elaboración de yerba canchada. Las capacitaciones consisten en visitas quincenales a cada secadero. Una vez que finalicen con este proceso los establecimientos podrán optar por concretar la certificación correspondiente.

Capacitaron en buenas prácticas de manufactura en secaderos