Yerbateros quieren que el INYM fije precios a salida de molino

Garay con yerbateros (2)

La Mesa Yerbatera presentó ayer un proyecto para modificar la ley del INYM. Como principal punto, proponen que el instituto tenga la facultad de fijar los precios del producto elaborado, además de los de la materia prima. Afirman que eso favorecería la definición de precios por vía de acuerdo. Quieren cambiar el método con el que se mide la cantidad de palo, para evitar que palo molido pase como polvo de hoja. Se mantendría la unanimidad para definir los precios. Además plantean que los mandatos del presidente y de los representantes de las provincias duren cuatro años.

Yerbateros quieren que el INYM fije precios a salida de molino

Garay con yerbateros (2)

La Mesa Yerbatera presentó ayer un proyecto para modificar la ley del INYM. Como principal punto, proponen que el instituto tenga la facultad de fijar los precios del producto elaborado, además de los de la materia prima. Afirman que eso favorecería la definición de precios por vía de acuerdo. Quieren cambiar el método con el que se mide la cantidad de palo, para evitar que palo molido pase como polvo de hoja. Se mantendría la unanimidad para definir los precios. Además plantean que los mandatos del presidente y de los representantes de las provincias duren cuatro años.

Integrantes de la Mesa Yerbatera se reunieron ayer con el ministro del Agro, José Luis Garay, ante quien expusieron un proyecto propio para modificar la ley que regula al Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y pidieron cambios en el Código Alimentario Nacional. La idea de los yerbateros es avanzar en una iniciativa que cuente con el aval de toda la cadena y que luego sea presentada en el Congreso por legisladores misioneros y respaldada por el Gobierno provincial.

Según explicaron en diálogo con Misiones Online algunos de los dirigentes presentes, la idea es elaborar un proyecto de modificación del INYM que surja desde el sector, como alternativa superadora de los que fueron presentados por legisladores nacionales, pero no fueron sancionados.

El principal cambio que pretenden introducir pasa por darle al instituto la facultad de definir precios mínimos, oficiales y obligatorios, para la yerba mate a salida de molino. De ese modo, el directorio del INYM podría definir todos los precios de la cadena productiva, desde la hoja verde hasta el producto elaborado. Entienden que así sería más fácil llegar a acuerdos de precios que dejen satisfechos a todos los eslabones.

La intención de los yerbateros es darle una respuesta definitiva a un argumento que plantea la industria en cada concertación de precios y según el cual la molinería estaría impedida de otorgar incrementos en los valores de la materia prima porque después no podrían trasladarlos a los precios del producto elaborado, valores que actualmente definen las grandes cadenas de supermercados y durante los últimos años fueron alcanzados por los acuerdos de precios promovidos por la Secretaría de Comercio de la Nación. “Vamos a terminar con eso de que la cadena comercial o algún funcionario nacional nos ponga un techo demasiado bajo y después eso termine afectando al pequeño productor y a los tareferos”, argumentaron desde la Mesa Yerbatera.

El proyecto sobre el que trabaja el sector no plantea cambios en la cuanto a la unanimidad como condición sine qua non para llegar a un acuerdo en las concertaciones de precios. La aclaración vale porque ese era el punto central de proyectos anteriores presentados por legisladores misioneros, como la fallida “Ley Ziegler”, que proponía que los precios puedan definirse por una mayoría de dos tercios del directorio.

El argumento de la Mesa Yerbatera para no cambiar la condición de unanimidad por una de mayoría especial responde a planteos que fueran formulados desde la molinería, cuyos representantes consideraron indispensable que todos los sectores tuvieran derecho a veto, ya que de ese modo se evitarían “confabulaciones” que terminen perjudicando a uno de los eslabones. “Los industriales argumentan que si se permitiera cerrar un acuerdo por mayoría, podría ocurrir que la producción, secaderos y trabajadores rurales, impusieran a la molinería precios demasiado altos”, explicaron.

Por otra parte, consideraron que teniendo el instituto la posibilidad de definir los precios correspondientes a todos los eslabones, no habría razón alguna para no llegar a un acuerdo por unanimidad.

Palo por hoja

Otro de los cambios que pretenden los yerbateros es modificar el Código Alimentario Nacional a efectos de cambiar el método que determina el porcentaje de palo en la yerba mate elaborada. Actualmente ese valor se mide el pasando la yerba a través de zarandas, así se pueden detectar los palitos de hasta cierto tamaño, pero no se puede determinar si los fragmentos más pequeños de la mezcla son hoja o palo.

Esa falencia del sistema posibilita una operación fraudulenta que consiste en moler palo hasta reducirlo a polvo y agregar ese material a la yerba, lo que permite superar el porcentaje máximo permitido de contenido de palo, sin que esto pueda ser advertido.

El contenido excesivo de palo disminuye la calidad de la yerba y tienen un efecto negativo en las condiciones de comercialización de la materia prima, ya que reduce la demanda de hoja verde y con ello las posibilidades de los productores de colocar su material en condiciones de precio favorables.

La propuesta de la Mesa Yerbatera es cambiar el método de zarandas por un análisis químico que posibilite determinar de modo fehaciente el contenido de palo, independientemente si ese material se haya introducido en forma de polvo.

JRC EP

Yerbateros quieren que el INYM fije precios a salida de molino