Forestales piden un instituto que regule los precios de chip y raleo

50a1b43f854ed106d76c2cf90d4189c5cd8bde9a

Aseguran que las industrias celulósicas instaladas en la provincia, Alto Paraná y Papel Misionero, pagan precios “irrisorios” por la materia prima. Afirmaron que pagan 1.500 pesos por cinco toneladas de raleo, suficientes para elaborar una tonelada de pasta celulósica, cuyo precio de exportación es de casi 10.000 pesos. Detallaron durante todo 2015 obtuvieron un incremento de 7 por ciento, mientras…

Forestales piden un instituto que regule los precios de chip y raleo

50a1b43f854ed106d76c2cf90d4189c5cd8bde9a

Aseguran que las industrias celulósicas instaladas en la provincia, Alto Paraná y Papel Misionero, pagan precios “irrisorios” por la materia prima. Afirmaron que pagan 1.500 pesos por cinco toneladas de raleo, suficientes para elaborar una tonelada de pasta celulósica, cuyo precio de exportación es de casi 10.000 pesos. Detallaron durante todo 2015 obtuvieron un incremento de 7 por ciento, mientras que las industrias se beneficiaron con una devaluación que roza el 50 por ciento. “Pareciera que estas empresas no quisieran matar”, resumieron.

Productores forestales se reunieron ayer con el ministro del Agro de la Provincia, José Luis Garay, a quien propusieron la creación de una instancia de negociación, tipo mesa de concertación, con participación de la industria, el estado y los propios productores, en el marco de la cual se discutan periódicamente los precios del raleo y los chips, materia prima que se usa para la elaboración de pasta celulósica. Afirman que nunca pueden hablar de precios con las industrias porque las empresas no tienen gerentes con capacidad de decisión en territorio misionero.

El empresario forestal Daniel Durán, uno de los presentes en la reunión, recordó que la recomposición de los precios de chips y raleo es un reclamo constante de los productores en los últimos años. Indicó que las únicas empresas que actualmente producen pasta celulósica en Misiones son Papel Misionero y Arauco, ex Alto Paraná, y ambas pagan precios que Durán consideró “irrisorios” por la materia prima que consumen.

Detalló que las industrias pagan entre 250 y 300 pesos por tonelada de materia prima y que son necesarias alrededor de cinco toneladas de fragmentos de madera para elaborar una tonelada de pasta celulósica, cuyo precio en los mercados externos es de 792 dólares, casi 10.000 pesos. “Esos números nos indican que el costo en materia prima representa un 15 por ciento del precio de venta del producto elaborado”; dijo.

El empresario lamentó que pese a que industrias como Arauco fueron beneficiadas con un aumento en la cotización del dólar, que desde fines del año pasado hasta hoy aumentó 50 por ciento en relación al peso, los productores forestales recibieron solo un incremento de 7 por ciento en todo 2015 y lo que va del año en curso.

“Venimos peleando por este tema hace muchos años con estas empresas y es poca la respuesta que tenemos como productores. Hablamos con garay para ver si ellos pueden interceder para armar una mesa para discutir precios para que en la cadena forestal ganemos todos. Actualmente solo están ganando las grandes industrias”, consideró Durán.

El empresario indicó que desde el sector piensan en crear una ley como la que dio forma al Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), en el marco de la cual se prevea una concertación de precios que establezca valores oficiales.

Otro de los que participó fue Manfredo Seifert, también productor forestal, quien  explicó que “como productor tenemos un dato referencial  es que  estamos perdiendo siete dólares por cada tonelada de raleo que entregamos a las celulósicas y esos recursos lo tenemos que sacar de las otras partes del bosques, de los rollos como para financiar a las industrias celulósicas”.

En síntesis como productores estamos cansados de subsidiar a las industrias celulósicas, con nuestra producción y con nuestros recursos”, enfatizó Seifert

JRC EP

Forestales piden un instituto que regule los precios de chip y raleo