Informe oficial confirma caída en la competitividad del sector forestal

Un trabajo del Instituto Provincial de Estadísticas (Ipec) revela que los costos relacionados a la producción e industrialización de madera y sus derivados se incrementaron en los últimos años por encima de la variación del dólar. El informe revela que los costos, medidos en dólares, hoy son mayores que en 2007, a pesar de la devaluación de diciembre. Empresarios habían advertido que el dólar a 15,50 pesos, no alcazaba para recuperar las exportaciones.

Informe oficial confirma caída en la competitividad del sector forestal

Un trabajo del Instituto Provincial de Estadísticas (Ipec) revela que los costos relacionados a la producción e industrialización de madera y sus derivados se incrementaron en los últimos años por encima de la variación del dólar. El informe revela que los costos, medidos en dólares, hoy son mayores que en 2007, a pesar de la devaluación de diciembre. Empresarios habían advertido que el dólar a 15,50 pesos, no alcazaba para recuperar las exportaciones.

Según datos del Colegio de Ingenieros Forestales de Misiones (Coiform) compilados en el informe, los costos de plantación y cuidados culturales de Pinus SP, la variedad de pino más cultivada en Misiones, aumentaron a un promedio de 41,7 por ciento anual desde 2012 hasta el año pasado, lo que derivó en un incremento acumulado de 125 por ciento.

Más todavía se incrementaron los costos laborales, según datos del Sindicato de Obreros de la Industria Maderera de Posadas y del Programa Nacional de Índice de Salarios del Indec, el salario básico por hora en pesos ha crecido notablemente en los últimos años. En el período 2011-2015, en el sector terciados, el incremento porcentual promedio fue del 159,9 por ciento; en el sector aserraderos, envases y afines, el aumento fue del 165,4 por ciento. En tanto que si se toma como punto de partida el 2007, el incremento en el sector terciados es del 656,6 por ciento y en aserraderos, del 476,8 por ciento.

Al convertir los salarios a dólares, los mismos han presentado un crecimiento considerable a lo largo de los últimos años. Desde 2007 hasta el 16 de diciembre de 2015, los mismos se incrementaron en promedio para el sector terciados un 143,3 por ciento y para aserraderos, envases y afines, un 85,5 por ciento. Con la depreciación del tipo de cambio nominal oficial producida el 17 de diciembre de aproximadamente el 40 por ciento, el valor en dólares de los salarios se retrotrajo a niveles de 2010 y 2011, pero vale aclarar que estos sectores todavía no cerraron las paritarias correspondientes al año en curso.

Basados en esos datos, desde el Ipec determinaron que “con la devaluación iniciada el 17 de diciembre, el tipo de cambio real se incrementó un 43 por ciento, este incremento de la competitividad, vía tipo de cambio, aún no compensa el incremento de los costos totales del período”.

La comparación con la industria brasileña también arroja resultados negativos. Según el “Sindicato da Indústria de Serrarias, Carpintarias, Madeiras Compensadas e Laminadas no Estado de São Paulo”, el salario básico de un peón de actividad industrial en el sector maderero a diciembre de 2015 era de 1,51 dólares por hora; mientras que en Misiones después de la devaluación, el salario básico de un peón de actividad industrial del sector maderero es de 2,14 dólares por hora.

Es decir que aun con la devaluación, los costos laborales de Misiones se encuentran un 41,7 por ciento por sobre los brasileños.

Lejos de los mercados

Los datos aportados por el Ipec van en línea con opiniones del sector empresario. Desde la Asociación de Productores Industriales y Comerciantes Forestales de Misiones y el Norte de Corrientes (Apicofom), advirtieron que las medidas adoptadas por el Gobierno nacional no alcanzaron para que incrementar las exportaciones del sector forestoindustrial.

Pedro López Vinader, presidente de la entidad afirmó que ni la devaluación de casi 60 por ciento, ni la quita en las retenciones, fueron suficientes para reactivar las exportaciones porque los costos en pesos que deben afrontar las empresas se incrementaron en igual o mayor proporción que la cotización del dólar, mientras que otros costos están directamente dolarizados.

El dirigente empresarial detalló que la materia prima, es decir la madera en rollo, aumentó casi lo mismo que el dólar, lo mismo que la mano de obra que, según reconoció, “acompaña a una inflación que es real”, mientras que insumos como la energía eléctrica, incrementaron su valor en proporción superior a la suba de la divisa estadounidense. Otros costos, como los de logística y uso de puertos, están directamente dolarizados.

JRC EP

Informe oficial confirma caída en la competitividad del sector forestal