Aumenta el temor entre tabacaleros por posible caída del FET

tabaco-blanco-ON

La Federación Argentina de Productores de Tabaco insistió ante el gobierno nacional por la prórroga de la alícuota reducida del Impuesto Adicional de Emergencia. Argumentan que si ello no ocurriera se podría en riesgo parte de los ingresos provenientes del Fondo Especial del Tabaco (FET) que, según se estima, este año podría unos 500 millones de pesos en manos de los productores misioneros.

tabaco-blanco-ON

En diferentes presentaciones ante la jefatura de Gabinete, el Ministerio de economía y otros organismos, los productores nucleados en la federación manifiestaron su profunda preocupación por una situación que mantiene en vilo a todo el sector tabacalero, en relación con la Ley 24.625 que creó el Impuesto Adicional de Emergencia.

Recuerdan que, a principios del corriente año el Poder Ejecutivo Nacional publicó el decreto n° 026/2016 que prorrogó la alícuota del Impuesto Adicional de Emergencia al 7%, pero solo hasta el 30 de abril del corriente año. Considerando que  no hubo mayores novedades, los tabacaleros señalan que  exigen una nueva prórroga, dado que en caso contrario el 1 de mayo tal impuesto se incrementaría casi un 200%, para alcanzar una alícuota del 21%, lo que –afirman-  dañaría seriamente a todo el sector tabacalero.

Vale mencionar que el sector había planteado a funcionarios  nacionales que el mejor camino para modificar esta alícuota al 7% de manera definitiva es a través de una ley aprobada por el congreso, creyendo atento a los tiempos, extremadamente dificultoso que esto suceda en tan pocas semanas.

Tal tributo se crea en el año 1996, con una alícuota de 7% sobre el precio final de venta de cada paquete de cigarrillos. Hacia fines de 1999, por ley 25.239, se elevó la alícuota a 21% y se facultó al Poder Ejecutivo Nacional a disminuir la tasa hasta un 7%, previo informe técnico favorable y fundado del Ministerio de Economía.

Desde la Federación Argentina de Productores de Tabaco consideraron que si la tasa no se mantuviera al 7%, significaría un drástico aumento de la carga fiscal para los productos de tabaco, lo que impactaría negativamente en el mercado legal de cigarrillos.

En las notas, los productores tabacaleros ponen especial énfasis en que la elevación de la alícuota pondría en serio riesgo miles de puesto de trabajo y  “muy especialmente en una reducción del  Fondo Especial del Tabaco que reciben las 7 provincias tabacaleras”, de vital importancia para las economías regionales.

Por tanto, conservar la alícuota al 7% significa una necesidad para todas las provincias productoras de tabaco (Misiones, Corrientes, Chaco, Tucumán, Catamarca, Salta y Jujuy) por cuanto es una actividad que tiene una importancia superlativa tanto en la generación económica y el desarrollo social de las comunidades, como así también en la constitución del producto bruto geográfico de las Provincias Productoras.

JRC EP