Yerba: Desde la molinería niegan acusaciones de especulación y advierten un alto grado de endeudamiento

yerba estacionamiento-yerba

Desde de las principales empresas dedicadas a la molienda de yerba mate desmintieron de plano que el sector esté volcando dinero a inversiones financieras y aseguraron en cambio, que casi todas las empresas del sector tienen cuantiosas deudas con los bancos. Registros del Banco Central muestran que las empresas más grandes del sector tienen deudas con distintas entidades que superan los 600 millones de pesos.

yerba estacionamiento-yerba

Desde de las principales empresas dedicadas a la molienda de yerba mate desmintieron de plano que el sector esté volcando dinero a inversiones financieras y aseguraron en cambio, que casi todas las empresas del sector tienen cuantiosas deudas con los bancos. Registros del Banco Central muestran que las empresas más grandes del sector tienen deudas con distintas entidades que superan los 600 millones de pesos.

Las reiteradas denuncias por incumplimientos en los precios de la materia prima para la elaboración de yerba mate y por los plazos insólitamente largos a los que se paga dicho material, pusieron al eslabón industrial de la cadena yerbatera como blanco de críticas de diversos sectores. Entre otros cuestionamientos, se acusa a los molineros de pagar a sus proveedores con cheques posdatados a más de seis meses y al mismo tiempo destinar sus recursos propios a inversiones financieras, aprovechando los beneficios inusualmente altos que reditúan por estos días ese tipo de colocaciones.

Uno de los que se refirió al tema fue el representante de Misiones en el directorio del Instituto Nacional de la Yerba Mate, Ricardo Maciel, quien señaló que “este año hubo un cambio muy brusco en relación a los últimos años. En esta zafra no hay dinero para la compra de la hoja verde. Lo que observo es que hay una alta especulación de quienes tienen el dinero y los recursos, que  son diez industrias. Estas son los que deberían inyectar dinero en la actividad”.

Según Maciel, por la alta tasa de interés que reportan los plazos fijos, más de 35 por ciento, a los industriales les conviene colocar a plazo fijo su dinero en lugar de invertir en la actividad. Consideró que “este contexto desalienta a los empresarios a poner a trabajar sus ingresos. Sucede que se gana más en plazo fijo que poniendo a circular el dinero”.

En respuesta a los dichos de Maciel, fuentes de la molinería desmintieron de plano que las empresas del ramo estuvieran destinando dinero a inversiones financieras y remarcaron en cambio que, lejos de tener colocaciones a plazo fijo, las empresas tienen deudas con los bancos.

Datos del Banco Central respaldan esa versión, según registros de esa entidad, las empresas más importantes del ramo acumulan más de mil millones de pesos en deudas con distintas entidades bancarias.

La firma Establecimiento Las Marías, una de las más mencionadas por los productores a la hora de denunciar incumplimientos a través de los medios, registra deudas por más de 600 millones de pesos, mientras que Hreñuk SA, propietaria de la marca Rosamonte, debe más de 500 millones.

Consultado al respecto en una entrevista con Radio República, Raúl Karabén, presidente de la cooperativa yerbatera Piporé consideró que las yerbateras “no tienen encanutado el dinero, no hay colocaciones a plazo fijo, al contrario están todos endeudados”.

JRC EP