Agricultura Familiar y Senasa llevaron adelante un operativo de vacunación para combatir la rabia paresiante

160526190643.1_original

La Secretaria de Agricultura Familiar de la Nación junto al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), realizaron un operativo de vacunación frente a un brote de rabia paresiante que fue detectado principalmente en los municipios de Mártires y San Martín, en la provincia de Misiones.

160526190643.1_original

La Secretaria de Agricultura Familiar de la Nación junto al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), realizaron un operativo de vacunación frente a un brote de rabia paresiante que fue detectado principalmente en los municipios de Mártires y San Martín, en la provincia de Misiones.

 

El brote fue identificado por el equipo técnico de la Secretaria y verificado por el Organismo Sanitario frente a la mortandad de animales de producción y trabajo de agricultores familiares de la zona.

 

Para evitar la propagación de esta enfermedad, desde la SAF se organizó el trabajo de intervención territorial, en articulación con los municipios afectados y un equipo de vacunadores que durante toda la semana trabajó en la zona. Además, el Ministerio del Agro y la Producción de Misiones aportó vacunas antirrábicas sin costo para los pequeños productores.

 

Walter Kunz, coordinador provincial de Secretaría de Agricultura Familiar, destacó que “ante la detección del brote, se elevó un informe al secretario nacional Oscar Alloatti, quien acompañó una rápida intervención institucional junto al resto de los organismos y municipios”.

 

Mientras que la directora de Programación Sanitaria del Servicio, Cora Espinoza, aseguró que “la inmediata reacción interinstitucional ante los últimos casos en Misiones, es un ejemplo de compromiso y solidaridad con los productores afectados. El Senasa, colabora y apoya el trabajo de la SAF e interviene en resguardo de la salud animal y pública de todos los sectores productivos en todas las escalas”.

 

La rabia paresiante es una enfermedad zoonótica producida por un virus y transmitida por un murciélago hematófago (desmodus rotundus), que se alimenta de animales de sangre caliente. La enfermedad es mortal y no posee tratamiento, lo que genera pérdidas económicas importantes al afectar a animales de trabajo, como caballos y bueyes, así como también animales de abasto, sumado al impacto en la salud de las personas.