El Rotary y la empresa Rio Uruguay repararon a nuevo el último colectivo del Emer

dee4140a-869c-4048-97f7-56845d4b2108

El ómnibus que hace más de 30 años traslada a estudiantes de escuelas rurales de San Vicente a los talleres del programa Emer está listo para volver al ruedo. El viejo Mercedes 11/14 se encontraba deteriorado por falta de mantenimiento pero fue recuperado gracias a una acción solidaria del Rotary Club Posadas y la empresa transportista Rio Uruguay, que costeó la mayor parte de la reparación. Desde el motor hasta los tapizados, todo fue puesto a nuevo, aseguraron desde la empresa. El sábado a las 10 se entregará el vehículo.

dee4140a-869c-4048-97f7-56845d4b2108

El ómnibus que hace más de 30 años traslada a estudiantes de escuelas rurales de San Vicente a los talleres del programa Emer está listo para volver al ruedo. El viejo Mercedes 11/14 se encontraba deteriorado por falta de mantenimiento pero fue recuperado gracias a una acción solidaria del Rotary Club Posadas y la empresa transportista Rio Uruguay, que costeó la mayor parte de la reparación. Desde el motor hasta los tapizados, todo fue puesto a nuevo, aseguraron desde la empresa. El sábado a las 10 se entregará el vehículo.

El único colectivo que aún funciona de los seis que se compraron en los 80 como parte del programa de Expansión y Mejoramiento de la Educación Rural (Emer), recibió una reparación integral y está listo para prestar muchos años más de servicio a los estudiantes de colonias de la zona de San Vicente.

El Emer fue un programa creado en 1981 pero implementado años más tarde, durante el gobierno de Raúl Alfonsín. Su objetivo era brindar talleres de capacitación en oficios a alumnos de sexto y séptimo grado de aulas satélite y escuelas de zonas rurales. Para ello, en Misiones se conformaron seis distritos, cada uno de ellos integrado por de seis a ocho escuelas, una de las cuales se elegía como núcleo.

En la escuela núcleo se brindaban los talleres a los que asistían alumnos de todo el distrito. Cada día correspondía el dictado a los estudiantes de una escuela distinta y también se realizaban actividades que integraban a varias escuelas. Este particular sistema demandaba un esfuerzo importante en traslado ya que había que mover a alumnos desde puntos distantes y se previó que ese costo lo asumiera el Estado, a sabiendas de que sería impracticable de otro modo.

En Misiones el programa comenzó a aplicarse durante el gobierno de Ricardo Barrios Arrechea, cuando la Provincia costeó la compra de seis colectivos. Desde su inicio demostró ser una herramienta efectiva no solo para la capacitación sino también para la socialización de los estudiantes, ya que para muchos de ellos significó la primera posibilidad de salir de la colonia y conocer a chicos de otras escuelas.

El plan se desarrolló sin problemas hasta el 2000, cuando el gobierno de la Alianza decidió retirar el financiamiento que prestaba el Gobierno nacional. Desde ese punto los colectivos se fueron deteriorando o se dejaron de usar por falta de dinero para insumos y combustible.

El año pasado solo quedaba uno en funcionamiento, el que prestaba servicio en el distrito 4, cuyo núcleo es la escuela 411 de Paraje Capitán Antonio Morales, San Vicente y que también integran las escuelas 379, 903, 556, 522, 695, 9.

Sin embargo ese último sobreviviente parecía tener los días contados ya que las propias autoridades de la escuela 411 habían advertido que la unidad requería una costosa reparación para poder continuar operando y ni la escuela, ni la comunidad en la que se desempeña, tenían recursos para costearla.

Pero el viejo colectivo todavía estaba lejos de su última parada y gracias a una acción solidaria del Rotary Club Posadas, seguirá trasladando a los chicos de los parajes rurales de la zona de San Vicente por varios años más. “Lo que hizo la empresa Rio Uruguay fue espectacular, se hicieron cargo de la reparación del colectivo y también tuvimos ayuda de la firma Neumáticos Norte, que nos hizo un importante descuento en la compra de las cubiertas”, indicó el contador Delio Varela, del Rotary Club Posadas.

Dario Skrabiuk, socio de Rio Uruguay, aseguró que el ómnibus quedó como nuevo: se reemplazaron todas las partes del motor que estaban desgastadas, lo mismo con la suspensión y los ejes, se reemplazaron los tapizados y el resto de los interiores y se reparó la carrocería.

Lo único que no costeó la empresa fue el cambio de neumáticos, que se financió a gracias a una actividad solidaria realizada por el Rotary y un descuento otorgado por la firma Neumáticos Norte.

JRC EP