Once secaderos se capacitaron y van camino a la certificación de Buenas Prácticas

foto 025

Un total de once secaderos de yerba mate han iniciado el camino hacia la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), y han recibido los correspondiente reconocimiento en un sencillo acto presidido por el presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), Alberto Re, el miércoles, en la Casa del Bicentenario de Oberá.

foto 025

Un total de once secaderos de yerba mate han iniciado el camino hacia la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM), y han recibido los correspondiente reconocimiento en un sencillo acto presidido por el presidente del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), Alberto Re, el miércoles, en la Casa del Bicentenario de Oberá.

Cumpliendo con lo establecido por el Plan Estratégico para el Sector Yerbatero, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) y el Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) brindaron, durante todo el 2015, una capacitación orientada a lograr la implementación del Programa de Normas de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) en once secaderos, que han superado esta instancia de incorporación de nuevos conocimientos y están preparados para recibir la certificación que garantiza que el producto se obtiene en condiciones sanitarias adecuadas y disminuyendo los riesgos inherentes a la producción y distribución.

En el 2016 se abre nuevamente la posibilidad de extender esta herramienta a industrias que aún no hayan accedido a la misma.

“El Plan Estratégico es una muy buena hoja de ruta y es bueno que se vayan cumpliendo los pasos establecidos”, destacó Re en el discurso de apertura del acto, que contó además con la presencia de representantes de los secaderos, de la responsable del INTI en Misiones, Andrea Acosta, y del rector de la Universidad Nacional de Misiones, Javier Gortari. “Este es un paso hacia adelante. Tenemos que ir acostumbrándonos a mejorar todas las cuestiones que hacen a la salud, a la inocuidad de los alimentos, porque los consumidores están cada vez más exigentes”, ponderó el presidente del INYM. “Sólo de esta manera podremos ampliar el mercado y generar más ingresos para todos”, agregó.

Andrea Acosta detalló que el trabajo técnico y la capacitación del personal en 11 secaderos se realizó durante 8 meses con presencia de los técnicos en cada uno de los lugares, iniciándose en abril del 2015 con un diagnóstico de la situación de cada sitio y la transferencia de conocimientos sobre temas como uso del agua, higiene y capacitación al personal, limpieza y desinfección, manejo integrado de plagas, control de proveedores, mantenimiento de equipo e instalaciones, trazabilidad y manipulación higiénica de alimentos. “Fue un desafío importante, que hemos superado. Hoy tenemos 280 personas capacitadas en 5 cooperativas y 6 empresas”, enfatizó.

Con el Programa de Normas de BPM “se asegura la inocuidad y calidad del producto y se fortalece la imagen de los establecimientos yerbateros”, explicó el técnico Gabriel Di Cianni, de INTI-Misiones, quien brindó las capacitaciones e invita a sumarse a las jornadas de este año.  “Se hace foco en el mantenimiento de la planta, en la limpieza, en las condiciones del agua, tanto el agua que se usa en el proceso como para consumo y en la seguridad del personal”, detalló el profesional.

Los secaderos que ya han recibido la capacitación “están ahora transitando el camino de la innovación; pueden ahora implementar los conocimientos que hemos transferido y que una vez efectivizado, mejora la gestión productiva anto en la parte del proceso como de la calidad, y así lograr la certificación”, manifestó la titular del INTI Misiones, al tiempo que recordó que éste “es un paso necesario; el sector yerbatero necesita aplicar una mejora continua en toda su cadena y lograr mayor eficiencia. Hay que estar preparados para los cambios que se vienen”.

Con la implementación del Programa de Normas de Buenas Prácticas de Manufactura se da cumplimiento al punto 3.6 del eslabón de Secaderos contemplado en el Plan Estratégico para el Sector Yerbatero, que establece “mejorar en forma integral la calidad del procesamiento de la yerba mate a través de la implementación de buenas prácticas de manejo y tecnologías apropiadas, mediante asistencia técnica, financiera y capacitación”.

Los secaderos que han recibido capacitación del Programa de Normas de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) son Cooperativa Agropecuaria e Industrial Yapeyú Limitada (Colonia Yapeyú), Cooperativa de Productores y Elaboradores de Te de Guaraní Limitada (Guaraní), Yerba Mate Kraus (San Ignacio), Cooperativa Yerbatera Dos de Mayo Limitada (Picada Indumar), Cooperativa Agrícola Mixta de Montecarlo (Montecarlo), San Miguel S.A. (Oberá), Empresa Fontana S.A. (Campo Grande), Cooperativa Agrícola de la Colonia Liebig (Colonia Liebig), Empresa EMPRO SRL (Los Helechos), el establecimiento yerbatero perteneciente a Aníbal Mondini (Hipólito Irigoyen) y Establecimiento Don Leandro S.R.L (Leandro N Alem).

Innovar para crecer

La Cooperativa Yerbatera Dos de Mayo Limitada, localizada en Ruta Nacional 14 y acceso a Picada Indumar, en Dos de Mayo, ya logró implementar y alcanzar una certificación en Buenas Prácticas de Manufactura en la elaboración de té y ahora busca alcanzar el mismo objetivo para la yerba mate.

“La Cooperativa se inició en el año 1992 con 80 socios; hoy tiene 160 socios de yerba mate y está trabajando con 400 productores, a quienes compramos el producto”, relató el secretario del consejo de administración de la entidad, Ricardo Francisco Drozenski.

Tras anunciar que trabajan para cumplir con la BPM en el sector yerba mate, enfatizó que han tomado la decisión de “buscar siempre el avance tecnológico para salir adelante… los mercados son muy exigentes y hay que acompañar con mejoras constantes”. Para el cooperativista, “la clave para crecer es salir con un buen paquete, una buena calidad, y la importancia de ésta capacitación se va a notar con el tiempo porque van a exigir cada vez más la buenas prácticas”. Como ejemplo, citó que “la entidad no tuvo ningún problema con el té para exportar porque su producción y procesamiento está certificado“.

 

“Las mejoras son asimiladas (incluso) por los colonos”

Los trabajadores y directivos de la Cooperativa de Productores y Elaboradores de Te de Guaraní Limitada (Copetegla), cuyos orígenes datan del año 1956 y donde los primeros trabajos se hicieron con el antiguo método de secansa barbacuá, también recibieron capacitación de Buenas Prácticas de Manufactura

“No resulta fácil incorporar cambios, modificar hábitos de muchos años”, reflexionó Antonio Silvero, encargado de los 21 obreros que trabajan en el secado y sapecado en esta entidad. “Pero lo hacemos porque estamos convencidos de que es beneficioso tanto para la Cooperativa como para nosotros”, agregó.

Para el presidente de Coopetegla, Emilio Raúl Nilson, las BPM “son algo muy bueno para el sector”. La yerba mate, dijo, “es un producto alimenticio y la capacitación nos hizo tomar conciencia de eso, nos abrió los ojos tanto a nosotros los directivos de la cooperativa como a los obreros”, aseguró.

Nilson contó que aquí el sapecado de la yerba mate se hace con una caldera alimentada íntegramente con aserrín o subproductos de la industria forestal. “O sea el obrero no está expuesto al calor, y tampoco debe cargar leña como antes”, dijo.

“Nuestro secadero mejoró muchísimo a partir de la capacitación en Buenas Prácticas, es algo que tiene que seguir con asesoramiento del INTI y queremos agradecer al INYM que ayuda mucho a todos los secaderos”, manifestó. “Mejoramos el tema de la higiene, la entrada de camiones al secadero, la presencia de combustibles en el lugar, se cerró parte de la planchada para que no entren animales, y se mejoraron baños y comedor para el personal”, enfatizó.

Nilson enfatizó que “lo que enseña el INTI profundiza los cambios que ya se habían incorporado y por supuesto, capacita para nuevos desafíos”, al tiempo que hizo notar que “las mejoras también son asimiladas por los colonos, y eso se nota cuando vemos que nos traen hojas más cuidadas”.