Madereros amenazan con volver a la ruta por demoras en ayuda prometida por Nación

terciado-3ia1077v0et0

Empleados de la empresa Henter, de Montecarlo, aseguraron que volverán a protestar en la ruta 12 si no tienen novedades en relación a los pagos del programa Repro, mecanismo a través del cual el Gobierno nacional abona parte de los salarios de empleados de empresas en crisis. Representantes de los trabajadores afirmaron que desde el ministerio de Trabajo de la…

terciado-3ia1077v0et0

Empleados de la empresa Henter, de Montecarlo, aseguraron que volverán a protestar en la ruta 12 si no tienen novedades en relación a los pagos del programa Repro, mecanismo a través del cual el Gobierno nacional abona parte de los salarios de empleados de empresas en crisis. Representantes de los trabajadores afirmaron que desde el ministerio de Trabajo de la Nación se habían comprometido a efectivizar los pagos a inicios de agosto. Dijeron que el ritmo de trabajo en la empresa se redujo a dos jornadas por semana.

Los trabajadores de la planta elaboradora de terciados de la zona del Alto Paraná indicaron que les resulta imposible sostener a sus familias con los salarios que están recibiendo de la empresa. Explicaron que los problemas comenzaron a fines del año pasado y se profundizaron a partir de enero por una reducción en la demanda de madera industrializada, atribuida a un mayor flujo de las importaciones, especialmente de Brasil.

A fines de febrero el Gobierno nacional, que había abierto las importaciones ni bien asumió, restableció el sistema de licencias no automáticas para la compra al exterior de terciados, compensados fenólicos, molduras y otros productos elaborados con madera industrializada. Con ello, quienes quisieran importar cualquiera de estos elementos deberían contar con una autorización de la Nación.

Se suponía que con la vuelta de las licencias no automáticas la demanda se recuperaría, pero ello no ocurrió, en parte por una retracción en la actividad económica y especialmente en el sector de la construcción y en parte porque el Gobierno siguió autorizando el ingreso de material importado en cantidades suficientes para desequilibrar el mercado.

Ya en febrero las principales empresas del ramo comenzaron a reducir la jornada laboral de sus trabajadores, primero a cuatro jornadas semanales y luego a tres. Luego llegaron los despidos, solo la empresa Coama, de Eldorado, dejó sin trabajo a 50 de sus empleados y luego la firma Placas Rivadavia, de Dos de Mayo hizo lo propio con 15 de sus operarios.

Mientras tanto se fueron desarrollando audiencias con la mediación de funcionarios de los ministerio de Trabajo de la Nación y de la Provincia con el objetivo principal de preservar las fuentes laborales. Para los casos en los que las empresas pudieron demostrar que su estado era crítico y que esa crisis respondía principalmente a factores externos a la compañía, se avanzó en la aplicación del Programa de Recuperación Productiva (Repro) que prevé ayudas económicas directas para costear parte de los salarios de los empleados.

Henter fue una de las firmas que se acogió a esa norma y completó todos los trámites requeridos. Según indicaron representantes de los trabajadores de dicha empresa, el ministerio de Trabajo de la Nación se había comprometido a comenzar este mes con la asistencia a los trabajadores, pero hasta ahora no hubo novedades.

Afirmaron que la situación se está volviendo insostenible porque ahora están trabajando solo dos jornadas por semana, lo que redujo sus ingresos a menos de la mitad y que la ayuda de alrededor de 3.000 pesos mensuales por trabajador, prometida en el marco del Repro es una necesidad urgente.

Anticiparon que si para mañana jueves no tienen una respuesta concreta, volverían a la ruta a protestar.

 

JRC