Modernización y diversificación de la yerba mate, eje de un evento que reunió a representantes de Brasil, Paraguay y Argentina

unnamed

“Modernización en el cultivo y diversificación del uso de la yerba mate” es el título de las jornadas que reunieron a representantes del sector yerbatero de Paraguay, Argentina y Brasil, los días 5, 6 y 7 de octubre en la ciudad brasileña de Curitiba, y del que formó parte el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

unnamed

“Modernización en el cultivo y diversificación del uso de la yerba mate” es el título de las jornadas que reunieron a representantes del sector yerbatero de Paraguay, Argentina y Brasil, los días 5, 6 y 7 de octubre en la ciudad brasileña de Curitiba, y del que formó parte el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM).

“EL evento nos permitió conocer la situación actual del sector en los países vecinos, intercambiar experiencias e identificar los nuevos desafíos del sector”, dijo Esteban Fridlmeier, director del INYM.

De hecho, las principales ponencias hicieron referencia al presente y futuro del producto y del sector: Mercado Internacional de la Yerba Mate, Oportunidades y Tendencias; Situación de la Yerba Mate en Paraguay; Situación de la Yerba Mate en Brasil; Mejoramiento de la Yerba Mate; Sistema de Producción de la Yerba Mate en Argentina; Desafíos Tecnológicos en la Producción de Yerba Mate; Identificación Geográfica como Estrategia de Valorización de Producto, Personas y Lugar, y Composición Química y Salud.

“Podemos decir que aquí en la Argentina estamos a la vanguardia; la Institución viene impulsando programas que apuntan a mejorar estructuralmente al sector yerbatero, ya que abarcan desde el cosechero, con la Corresponsabilidad Gremial, hasta la industria con la búsqueda de mercados y nuevas formas de consumo del producto”, enfatizó Fridlmeier. “Por supuesto que falta mucho, pero hemos dado pasos importantísimos, todo bajo el paraguas del Plan Estratégico del Sector Yerbatero, que establece líneas de acción hasta el 2028 para lograr una actividad yerbatera competitiva, socialmente responsable, equitativa y ambientalmente sustentable, y que ofrezca al mundo productos naturales, genuinos y de calidad”, recordó.

El seminario fue organizado por EMBRAPA Florestas, Ibramate, Instituto de Florestas del Paraná, Instituto Emater Paraná, Asociación de Ingenieros Agrónomos de Paraná / Curitiba y la Universidad Católica del Paraná.

Mercados

En Mercado Internacional de la Yerba Mate, Oportunidades y Tendencias, el disertante Haroldo Secco planteó que “para que un producto funcione, te tiene que gustar”, y consideró que “hay que innovar y generar nuevas maneras de consumo, no sólo con el mate, mate cocido y tereré tradicional, y darle el mayor valor agregado posible, pensando que la yerba se debería vender por gramos, no por kilogramos o por toneladas”.

El INYM viene trabajando en ese sentido, a través del impulso de investigaciones científicas que certifican que el producto tiene importantes propiedades benéficas para la salud, con la difusión, mediante diferentes vías y en ferias nacionales e internacionales, de que estamos ante un producto versátil, que se puede adaptar a las diferentes formas de consumo de cualquier persona o país, se puede consumir frío o caliente, con frutas o especias, entre otras alternativas.

El referente brasileño consideró importante “globalizar la yerba mate” mediante el “establecimiento de normas y protocolos de producción, sanitarias y patrones de consumo, y una rutina de análisis de sus componentes”.

Entre las líneas de acción promovidas por el INYM para fortalecer el mercado, figuran el estudio para conocer la posibilidad de penetración del producto en el mercado de la India (elaborado por Karavan Enterprises), una Investigación de Mercado Cualitativa y Cuantitativa, la presencia de Yerba Mate Argentina y de empresas de la zona productora en ferias internacionales como Sial París 2016 (en Francia, una de las más importantes del mundo), en Fancy Food (Estados Unidos), Food and Service 2016 (Chile), entre otras.

Adoptar y certificar normas de calidad y desarrollar nuevos productos y compuestos para la yerba mate, fueron conceptos ampliamente expuestos en el seminario “Modernización en el cultivo y diversificación del uso de la yerba mate”.

“Se ve como una muy buena alternativa de valor agregado e identificación del producto con aquellos factores que inciden en su caracterización, como ser medio ambiente, localización, condiciones climáticas, personas, culturas”, expuso José Carlos Ramos, del Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento de Santa Catarina.

Producción y elaboración

La condiciones en la etapa de producción y elaboración del producto fue otro de los puntos analizados durante el evento que reunió a más de 300 personas.

En Paraguay, “la plantación se realiza de distintas maneras, últimamente poblando con yerba mate los montes, y en las plantaciones tradicionales implantando especies nativas en los lugares donde han muerto las plantas de yerba”, ponderó el ingeniero agrónomo Víctor Masloff, del Centro Yerbatero Paraguayo. “El suelo, fundamental para la vida de un yerbal, enfrenta como principales malezas el ysipo y las gramíneas”, agregó. “Y se busca reducir al mínimo el uso de agroquímicos en el control de plagas”, acotó.

Sobre la producción y el consumo en el vecino país, el profesional indicó que “Paraguay produce básicamente la yerba que consume”, y la forma de consumo es el mate y/o tereré, con yerba mate tradicional o compuesta con hierbas medicinales o aromáticas.

Masloff hizo notar que en su país “(los métodos de) secanza y cosecha de yerba mate no ha variado mucho con respecto a tiempos antaños”.
En ese contexto, el representante del INYM, Esteban Fridlmeier, destacó que el sector yerbatero argentino ha dado pasos importantes, con programas como el Programa de Renovación de Viejos Yerbales, que abarca mayor rendimiento de la cosecha con plantas genéticamente mejoradas y con técnicas conservacionistas en suelo y planta; Programa de Tecnificación del Proceso del Secado, mediante el cual más de la mitad de los secaderos de yerba mate de la zona productora (Misiones y Corrientes) han iniciado el camino que les permite utilizar chip como fuente de calor en reemplazo de la leña, un sistema más eficiente y amigable en términos sociales, económicos y ambientales; y la capacitación para la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura en secaderos, entre otras iniciativas, todas enmarcadas en el Plan Estratégico para el Sector Yerbatero.

Brasil con pocos consumidores

Creció la producción de hoja verde en Brasil, aseguró Roberto Ferron, el director ejecutivo del Instituto Brasilero de la yerba Mate (IBRAMATE). “”Estamos en 800.000.000 kilogramos de hoja verde en los Estados de Paraná, Santa Catarina y Río Grande do Sul”, indicó, al tiempo que expresó preocupación porque “es bajo el consumo en el país; sólo se consume en éstos Etados y bajo la modalidad de chimarrao y muy poco tereré; hay 145 millones de brasileños que no consumen”.

Sobre la exportación de la yerba mate brasileña, Ferron informó que “está estabilizada”, siendo Uruguay el principal comprador.

Los sistemas de cosecha y secansa “siguen siendo –en general- aún los tradicionales, poco tecnificados, aunque algunos establecimientos empezaron a utilizar ‘cavaco’ (chip) como fuente de energía”, expresó, y ponderó que buscan erradicar el uso del machete y reemplazarlo por la tijera eléctrica y el serrucho.
En la Argentina, desde el 2002, mediante la Resolución 49 del INYM, están establecidos los lineamientos orientados a mejorar la calidad del producto en la cosecha y en la secanza.

La normativa señala que la cosecha debe efectuarse evitando la contaminación del producto con vegetales extraños, polvo, tierra, lubricantes u otros elementos que afecten su calidad, prohibiendo el uso del machete para cosechar o “tarefear” la yerba, evitándose asimismo la presencia de flores y frutos en el material. También, que deberán acelerarse los tiempos de la llegada de la hoja verde al secadero, eludiendo la exposición al sol, debiendo evitarse el pisoteo, aplastamiento o compactación del material, prohibiendo el transporte de personas sobre el producto cosechado.

Una vez en el secadero, el área de recepción de yerba mate (planchada) deberá estar provista de techo para evitar la acción de los rayos solares y la lluvia; la yerba no deberá tener contacto con la tierra; no deberán ingresar animales o existir residuos domésticos, industriales, agrícolas y de plagas, y tampoco se permitirá el ingreso a la planchada de vehículos con pérdida de aceite o barro, prohibiéndose el depósito de sustancias nocivas (agroquimicos, combustibles, lubricantes, etc.) que puedan contaminar la materia prima y por ende constituir un riesgo para la salud.