Cinco familias de Alberdi lograron quedarse con tierras que todavía pertenecían a Rudecindo Roca

rocaroca

Han pasado 126 años y todavía en Misiones persisten las huellas de una escandalosa apropiación de la tierra en manos de un grupo de latifundistas. Recién ahora la Justicia hizo un poco de justicia y admitió la posesión de un puñado de familias sobre las tierras que anotó para sí Rudecindo Roca, primer gobernador del territorio provincial y hermano de…

rocaroca

Han pasado 126 años y todavía en Misiones persisten las huellas de una escandalosa apropiación de la tierra en manos de un grupo de latifundistas. Recién ahora la Justicia hizo un poco de justicia y admitió la posesión de un puñado de familias sobre las tierras que anotó para sí Rudecindo Roca, primer gobernador del territorio provincial y hermano de Julio Argentino Roca, aquel presidente responsable del genocidio en la Campaña del Desierto en la Patagonia, la otra punta del país.
Son cinco las familias que ahora son titulares por ocupación de las tierras que eran de Roca en el municipio de Colonia Alberdi, donde el entonces coronel tenía 950 hectáreas. Todavía quedan propiedades en Garuhapé y en Gobernador Roca, el municipio fundado en su honor y donde mejores tierras tenía.
Roca fue acusado por defraudación al Estado argentino en 1890 y hasta el prócer Domingo Faustino Sarmiento lo había cuestionado por cómo se había repartido la tierra en Misiones.

El entonces coronel fue fundamental para la colonización de Misiones, pero en paralelo, se hizo dueño de enormes extensiones de tierra donde hizo explotaciones forestales y ganaderas o el ingenio de San Juan, en Candelaria, recordado por la revuelta indígena que lideró el cacique Yancamil, que logró huir a Paraguay.

Los litigios por el uso de la tierra se reiteraron durante todo el siglo pasado y hasta principios de este siglo, en 2002 la Justicia “citaba” a Roca en una causa por “prescripción adquisitiva”. Obviamente, el general no se presentó, pero tampoco aparecieron sus herederos, salvo un “mayordomo” que no pudo comprobar con papeles que tuviera algún derecho.

En ese contexto, la Justicia de Oberá acaba de fallar a favor de cinco familias que desde hace años viven y trabajan la tierra en Colonia Alberdi. Solo en ese municipio, hay cerca de 950 hectáreas a nombre de Roca, habitadas por unas 40 familias, aunque no todas están en condiciones de reclamar. Dice Miguel Ángel Stefañuk en el “Diccionario geográfico toponímico de Misiones” que la localidad de Alberdi “fue trazado simultáneamente con la colonia alrededor de 1940 en un cuadrado de 16 manzanas en tierras que formaban parte de los extensos campos de Roca”.

El proceso se inició hace algunos años, a través de la subsecretaría de Tierras, que comandaba Jaime Ledesma. El entonces gobernador Maurice Closs entregó un subsidio al Movimiento Agrario de Misiones para contratar a agrimensores y abogados que representen a las familias como una primera prueba piloto. Todavía quedan unas 20 demandas por resolver.

“Son varias las familias en esta situación. Hay 31 mensuras provisorias para iniciar el juicio de posesión y unas quince bien encaminadas para principios”, contó Sonia Mello, actual subsecretaria de Tierras. Solo falta la inscripción definitiva de los planos para hacer la titularización.

Las extensiones ganadas por estas familias son de entre cinco y 25 hectáreas, lejos de las cientos de leguas apropiadas por Roca. Todavía quedan dos sectores por repartir y más tierra en la zona de Garuhapé.

rocamisionesPero en realidad, Roca prácticamente era el dueño de Misiones. En 1881 el Roca más famoso decide crear el territorio. En la sesión del 21 de junio de 1881 se sancionó la ley que autorizó al Ejecutivo correntino a vender tierras fiscales de Misiones. Corrientes “vendió” las tierras a un grupo de 38 familias, que se repartieron 2,5 millones de hectáreas a razón de unas 25 leguas cuadradas cada una (67 mil hectáreas). Gregorio Lezama (con 607.464 hectáreas), Bernardino Acosta (con 337.480 hectáreas), Rudecindo Roca (con 265.180 hectáreas) y Antonio Gallino (entonces gobernador de Corrientes, con 161.990 hectáreas) fueron los principales compradores. De las 38, 29 familias transfirieron o vendieron inmediatamente las tierras. Once transferencias se hicieron a Roca y unas cuantas más a su círculo íntimo y colaboradores.  Sólo quedaron fuera de esta venta masiva las tierras destinadas para pueblos en leyes previas de la legislatura correntina.

Misiones nació así, latifundista. Pasaron muchos años para que la producción se transformara en minifundista. Pero todavía persisten en la provincia 262 contribuyentes que son dueños de más de 930 mil hectáreas, un tercio de la superficie de la provincia.