Insisten con la reforma del Código Alimentario para mejorar la calidad de la yerba mate

465952454

Juan José Szychowski productor de yerba mate explicó que uno de los reclamos expresados ayer en la reunión que tuvo lugar en San Vicente fue la necesidad de insistir con la reforma en el Código Alimentario Argentino. “Necesitamos mejorar el control sobre la cantidad de palos por kilo de yerba mate y realizar controles bromatológicos, con el fin de lograr un producto de calidad que pueda volver a ser competitivo”.

[audio mp3="http://static0.misionesonline.net/wp-content/uploads/2017/02/02-01-REP-Juan-Szychowski-asamblea-productores-petitorio-8.54-5kd7ihgj9350.mp3"][/audio]

Juan José Szychowski, productor de yerba mate en Radio República.

465952454

Juan José Szychowski productor de yerba mate explicó que uno de los reclamos expresados ayer en la reunión que tuvo lugar en San Vicente fue la necesidad de insistir con la reforma en el Código Alimentario Argentino. “Necesitamos mejorar el control sobre la cantidad de palos por kilo de yerba mate y realizar controles bromatológicos, con el fin de lograr un producto de calidad que pueda volver a ser competitivo”.

Juan José Szychowski, productor de yerba mate en Radio República.

En comunicación con Radio República explicó que nuevamente se vive una situación de malestar entre los productores de yerba mate en Misiones y que lamentablemente es algo que se repite desde hace 50 años.  “Es hora de tomar decisiones importantes. Ahora sobra yerba porque hubo el año pasado cosecha record con 820 millones de kilos de hoja verde. La tarea del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) es regular la oferta y demanda de hoja verde, logrando ese equilibrio en lo que se produce y compran los consumidores. Acá la realidad es que el consumo en el mercado interno es de 250 millones de kilos, y las exportaciones de 35 millones de kilos cayeron a 30 millones de kilos en Siria por la guerra. Entones el precio cae. En el caso del consumo interno, medida fundamental es que se modifique la forma en que se mide el contenido de palo, que haya controles bromatológicos para controlar la humedad, que no haya hongos y bacterias. Tenemos que ofrecer un producto de excelencia y que se terminen la avivada del palo molido”.

Contó que una de las mayores pérdidas en el mercado regional fue la del mercado uruguayo. “Perdimos el mercado uruguayo que eran 25 millones de kilos y hoy le vendemos cero porque le compran a Brasil. Esto era un problema de calidad porque como faltaba yerba y hoja verde a la hora de exportar mandaban cualquier cosa a un precio elevado, incluso palo molido. Los brasileros aprovecharon esto y también están ingresando al mercado chileno y van por Siria. El pedido de que se modifique el Código para competir en el mundo con calidad”.

Agregó que hoy el sistema de control del palo es con zaranda, donde lo que cae en el último filtro se considera hoja, y que en el supuesto de de que algún avivado muela palo y esto caiga en ese filtro se considera hoja. Hoy se permite un 35 por ciento de palo en la yerba mate. “Cuando hay palo en polvo la calidad del producto disminuye”, explicó.

Consultado sobre cómo se debe hacer para afrontar otro de los reclamos que tiene que ver con el pago del precio establecido y la mecánica de la transacción en la compra venta, detalló porqué es difícil la tarea de fiscalización.

“Nosotros logramos establecer el nuevo plan de corresponsabilidad gremial para corregir el tema de los aportes y contribuciones patronales de todo el sector yerbatero. Hoy pedimos que se modifique el Código y se limite las plantaciones a los grandes inversores, esos que tienen 100 o 500 mil hectáreas. Le pedimos que sea el INYM quien lo haga dejando plantar a los pequeños que viven de la yerba. Así sacaríamos casi 20 millones de kilos de palo que hoy se está vendiendo. Pero no son soluciones mágicas sino medidas de las cuales los resultados se verán en 9 meses o un año. La limitación de la plantación para los grandes inversores sería de uno a tres años”, explicó.

Sobre la cupificación, dijo que se hace por superficie o volumen. “El INYM puede hacer esto pero particularmente si se toma una medida de esa, se deja sin trabajo a los tareferos. Genera otro problema porque tengo que ver qué soluciones le das a esas familias, más de 15 mil”.

 

Szychowski agregó que en materia de fiscalización se hacen los controles correspondientes y que cuando se concreta la inspección los papeles están perfectos. “Lo que pasa es que el productos firma por un precio y le dan menos. Así esdifícil encontrar el error cuando en los papeles está todo bien. Les pedimos a los productores denuncien y si no se animan que se junten entre 4, 5 o 10 y denuncien al secaderos o molinos que hace esto”.

Finalmente dijo que aguardarán e insistirán por respuestas por parte de las actividades y recordó que “hoy en Misiones cuando la yerba funciona, el interior funciona. La actividad lleva dinero a todas las chacras a cada picada. El dinero se reparte en el pueblo y de esto se vive”.