Coronavirus: por la pandemia están demoradas las exportaciones de té complicando la situación financiera de industriales y productores

Exportaciones de té

La Subsecretaria de Desarrollo y Producción Vegetal del ministerio del Agro y la Producción, Luciana Imbrogno explicó que si bien los exportadores de té tienen vendida su producción, al no poder hacer los embarques por la pandemia no están cobrando y esto afecta también el productor porque tampoco recibe en tiempo el pago de lo que entrego oportunamente, aunque destacó que algunas empresas que además producen yerba, financian con ésta al té y no están tan complicados. Esperan que las exportaciones de té retomen el ritmo normal conforme se reestablezca en consumo en Estados Unidos.

Lucía Imbrogno – Cadena Express

 

Mencionó la funcionaria que la semana pasada mantuvo reuniones con grupos de productores y algunos industriales donde se habló de la problemática que enfrenta cada uno en su sector, “en el lugar de los industriales esta complicada la exportación por el coronavirus, gran parte de la producción de té de la provincia y del país se exporta a Estados Unidos y ahora han disminuido los embarques de té de Argentina hacia EUA en gran porcentaje”.

 

“Entonces, algunas empresas están más complicadas para seguir con la cadena, el productor empieza a cosechar en noviembre y después los embarques empiezan en febrero, abril, mayo. Son los mayores volúmenes que se exportan todo ese tiempo, el exportador empieza a cobrar lo que exporta, seis meses que hay que financiar para que el productor primario pueda seguir cobrando”, explicó Imbrogno en diálogo con la emisora Cadena Express.

 

Exportaciones de té en espera

 

Admitió que en estas operaciones siempre hay un desfase entre que se cosecha el té y se cobra el ingreso por la exportación, pero “este año se extendió ese desfase por la pandemia porque no se pudieron hacer los envíos según lo planificado. No es una cuestión comercial, las empresas tienen sus contratos, su producción vendida, pero al no poder hacer los embarques y envíos no están cobrando. Es un problema financiero. Hay algunas empresas que además de te procesan yerba y eso ayuda un poco a la situación porque la yerba financia al té, pero hay otros que solo producen té y están un poco más complicados”.

 

Se refirió también a los productores con pocas hectáreas que también se ven complicados al momento de cosechar, si bien hay un sistema de contratistas de cosecha que tienen maquinarias y le prestan el servicio, “si el productor está lejos, si tiene una superficie muy chica al contratista no le cierra cosechar o le cobra muy caro y al productor tampoco le cierra”.

 

También hay que contar con las exigencias de calidad de las plantas elaboradoras porque un té que no está cuidado adecuadamente, si se cosecha y se envía a la planta elaboradora “cuando se hace un control de calidad y se evidencia alta presencia de malezas ese té no se recepciona, por eso los contratistas no quieren cosechar si está en mal estado porque tienen problemas con el ingreso a la industria”.

 

Té artesanal

 

Comentó Imbrogno que además del té tradicional hay en la zona centro de la provincia unos cinco o seis productores de té artesanales destacando que “es un producto diferenciado que tiene mayor valor y lo que se busca es agrandar el mercado interno, el té que se procesa en la industria se exporta práctica mente todo, hay muy poco consumo interno, en cambio los tés artesanales son productos más Premium y se busca que crezcan en el mercado interno”.

 

Agregó que desde el Ministerio se está generando distintas acciones tendientes a generar soportes para que tengan presencia en el mercado, “en la semana del té se pudo promocionar los productos de estos secaderos artesanales y se reactivó mucho la demanda a buenos aires y el consumo de estos tipos de té”.

 

Destacó por último que están planificando para este grupo de productores una ronda de negocios nacional, “sin buscar exportaciones, donde se facilite el encuentro entre los distintos clientes y los productores locales que se les pueda abrir más el mercado y que otros productores también se animen”.

 

A/E.J.