“Cada vez más los misioneros optan por consumir productos lácteos regionales” afirmó Fredy Frank, de la CAUL

En lo que respecta al consumo de leche y productos lácteos en Misiones, Fredy Frank, presidente de la Cooperativa del Alto Uruguay Limitada (CAUL), comentó que desde hace un tiempo los misioneros optan por consumir más productos regionales, ya sea comprando en las ferias francas o en las cooperativas. “Creo que la gente entendió que comprando un producto misionero le da una mano a un productor de la zona” dijo Frank.

Fredy Frank – FM Santa María de las Misiones


En cuanto a la producción y venta durante la pandemia, Frank afirmó que la CAUL trabajó bastante bien en comparación de otros rubros. En este sentido, resaltó el buen funcionamiento de una de las políticas implementadas hace un par de años en la cooperativa relacionada a la venta al consumidor final a través de sus propios locales.

 

De esta manera, el presidente de la CAUL explicó que hay ciertos momentos del año en los que decae la venta de productos lácteos y al haber un exceso de stock, las grandes empresas rematan la mercadería mayorista, lo que no favorece a los mayoristas locales. Es por esto, que la CAUL hace dos años y medio aproximadamente instaló en la provincia sus propios locales ya que, en el caso de cierta mercadería, como la leche, resulta más factible la venta al consumidor final.

 

Sin embargo, la cooperativa continúa trabajando con importantes marcas en lo que se refiere a la exportación de insumos al resto del país. Frank comentó que, si bien la CAUL cuenta con una variada producción y venta durante todo el año, hay dos productos que “mueven la aguja” y son el queso y la fruta abrillantada. Sobre esta última, aclaró que alrededor del 40 por ciento de la fruta abrillantada que se consume en el pan dulce en Argentina proviene de la CAUL.

 

Por otra parte, mencionó que el consumidor misionero es exigente y señaló que la fábrica supo adaptarse a estas exigencias, sobre todo en lo que se refiere a materia de seguridad e higiene y la calidad del producto. En este sentido, indicó que la cooperativa se encarga de cada detalle, desde la producción en la colonia donde se capacita al productor, hasta el producto final con la intervención de profesionales como ingenieros en Alimentos en el proceso.

 

Finalmente, Frank detalló que, entre empleados y productores, alrededor de 500 familias están involucradas directa o indirectamente con la CAUL.

 

En lo que respecta al consumo de leche y productos lácteos en Misiones, Fredy Frank, presidente de la Cooperativa del Alto Uruguay Limitada (CAUL), comentó que desde hace un tiempo los misioneros optan por consumir más productos regionales, ya sea comprando en las ferias francas o en las cooperativas. “Creo que la gente entendió que comprando un producto misionero le da una mano a un productor de la zona” dijo Frank.

 

En cuanto a la producción y venta durante la pandemia, Frank afirmó que la CAUL trabajó bastante bien en comparación de otros rubros. En este sentido, resaltó el buen funcionamiento de una de las políticas implementadas hace un par de años en la cooperativa relacionada a la venta al consumidor final a través de sus propios locales.

 

De esta manera, el presidente de la CAUL explicó que hay ciertos momentos del año en los que decae la venta de productos lácteos y al haber un exceso de stock, las grandes empresas rematan la mercadería mayorista, lo que no favorece a los mayoristas locales. Es por esto, que la CAUL hace dos años y medio aproximadamente instaló en la provincia sus propios locales ya que, en el caso de cierta mercadería, como la leche, resulta más factible la venta al consumidor final.

 

Sin embargo, la cooperativa continúa trabajando con importantes marcas en lo que se refiere a la exportación de insumos al resto del país. Frank comentó que, si bien la CAUL cuenta con una variada producción y venta durante todo el año, hay dos productos que “mueven la aguja” y son el queso y la fruta abrillantada. Sobre esta última, aclaró que alrededor del 40 por ciento de la fruta abrillantada que se consume en el pan dulce en Argentina proviene de la CAUL.

 

Por otra parte, mencionó que el consumidor misionero es exigente y señaló que la fábrica supo adaptarse a estas exigencias, sobre todo en lo que se refiere a materia de seguridad e higiene y la calidad del producto. En este sentido, indicó que la cooperativa se encarga de cada detalle, desde la producción en la colonia donde se capacita al productor, hasta el producto final con la intervención de profesionales como ingenieros en Alimentos en el proceso.

 

Finalmente, Frank detalló que, entre empleados y productores, alrededor de 500 familias están involucradas directa o indirectamente con la CAUL.