Una empresa argentina compró la compañía de semillas Mendon Seed Growers en Michigan EE.UU

Después de su última compra de la planta semillera  La Ballenera en la Argentina, en el mes de septiembre 2020, la empresa amplió sus operaciones y sumó una nueva compañia de semillas en el hemisferio Norte: Mendon Seed Growers

 

 

Se dice que, la firma ofrecerá servicio completo de producción de semillas de maíz a gran escala en el condado de St. Joseph, Michigan y aumentará su capacidad de cultivar más de 1000 hectáreas de maíz semilla en una de las mejores zonas del mundo para este cultivo.

 

 

Agustín Espinosa, Seeds Business Manager de la compañía en ese país, destacó: “estamos adquiriendo capacidad para sembrar, despanojar, cosechar, secar y acondicionar la producción de maíz semilla en campos 100% irrigados, con el más alto potencial de rendimiento. Gracias a esta nueva adquisición, podremos brindar servicios al mercado interno de Estados Unidos y atender nuestras necesidades de producción de contra estación.”

 

 

Por otro lado, Juan Cruz Lizarralde, CEO de firma, se involucró y también dijo: “Desde la fundación de la empresa en 2016, hemos centrado nuestros esfuerzos en el mercado de la industria de semillas ofreciendo soluciones flexibles e innovadoras para adaptarnos a las necesidades y al perfil de cada cliente.”

 

 

Para Lizarralde, las operaciones de la empresa en ambos hemisferios, incluidos los proyectos en cada país y de contra estación en la Argentina y Estados Unidos, “permiten la aceleración de sus ciclos productivos y la llegada de los productos al mercado”.

 

Juan Cruz Lisarralde, CEO de la firma

 

La agroindustria en Argentina: porqué es tan importante

 

La actividad agro abarca un horizonte más amplio que la simple actividad de cultivo y cosecha: es un conjunto de actividades que involucra los sistemas agrícolas y ganaderos para su procesamiento en fábricas, con el fin de elaborar productos que luego son consumidos en la sociedad. Como ejemplos de productos industriales se pueden mencionar el azúcar, cuadernos, harina, maderas y prendas de vestir.

 

 

La cadena agroindustrial comprende, entonces, tres fases: la producción, industrialización y comercialización de los productos que provienen de las actividades agropecuarias con una finalidad económica. Como ejemplo de la agroindustria alimentaria vale el caso del maíz. De su cultivo y procesamiento se obtienen harinas, almidones, gluten y aceites, entre otros.

 

 

Según lo establecido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, FAO, la actividad agroindustrial se refiere a la transformación de productos que provienen de la agricultura, la actividad forestal y la pesca.

 

 

La agroindustria en Argentina es una actividad absolutamente fundamental: constituye el 25% de la industria manufacturera y abarca el 40% de las exportaciones, lo que genera 600.000 puestos de trabajo en todo el país.

 

 

El dinamismo económico y social que impulsa la producción agroindustrial obedece, en parte, a causas inherentes a la geografía argentina. La agroindustria en Argentina se ve beneficiada por la diversidad y abundancia de recursos naturales, por las condiciones climáticas, que varían de acuerdo a la región, y por la riqueza de los suelos. Entre las actividades agroindustriales nacionales, las más relevantes son las industrias lácteas, las harineras, la agroindustria azucarera y las forestales, entre otras.

 

 

El sector resulta de una importancia estratégica para el desarrollo económico y social del país, lo cual implica que sobre lo ya hecho hay por delante un gran potencial de crecimiento. En conjunto, el sector que que trabaja regularmente en los procesos agroindustriales son actores que proveen de un mayor nivel de producción, agregado de valor y exportaciones, que en última instancia se traducen en ingreso de divisas internacionales para el país.

 

El sector agroindustrial representa una porción más que significativa en la economía y empleo del país. En números, es responsable del 7,5% del Producto Bruto Interno (PBI) y de alrededor de 750 mil puestos de trabajo registrado, correspondientes a aproximadamente 80 mil empresas. A pesar de lo elocuente de las cifras, estas no dan cuenta de la participación total de la agroindustria porque no consideran el aporte sobre el total de la cadena de valor. La actividad agroindustrial representa el 60% de las ventas externas argentinas.