Una pareja de misioneros apostó por la agricultura hidropónica hace 2 años y hoy abastece a varios supermercados y verdulerías de Posadas

 

Hugo Herrera e Ivanna Matvichuk, se dedican a producir y vender hortalizas y son propietarios del local Raiza, ubicado en Candelaria. Hace un poco más de dos años eligieron dedicarse a la agricultura hidropónica y comenzar así su propio emprendimiento libre de agrotóxicos.

 

A día de hoy comercializan albahaca, berro, achicoria y distintos tipos de rúcula, pero su fuerte es la producción de lechuga, de la cual ofrecen durante todo el año una gran variedad que incluye desde la lechuga mantecosa, crespa, morada, y otras más.

 

“La hidroponía es un sistema de alimentación de las plantas, una forma de cultivar, donde reemplazamos el suelo por caños donde pasan agua y le asistimos con nutrientes a las plantas y reemplaza lo que le planta busca en el suelo, nosotros le damos a través de estos caños”, explicó Matvichuk a Misiones Online, que visitó los invernaderos de Raiza. 

agricultura hidropónica

Una de las grandes ventajas de este método agrícola es que ofrece mayor durabilidad pos cosecha dado que los productos son comercializados desde la raíz. Además, son más inocuos e higiénicos, indicó Herrera. 

 

 

Algunos clientes aprovechan esta ventaja y deciden colocar en un florero la lechuga para mantener viva la raíz. “Muchos de nuestros clientes lo hacen, nosotros recomendamos que a la bolsita con la que vendemos la pongan en la heladera con un chorro de agua, para que la raíz quede húmeda y que esté sobre todo parada y no de costado para que las hojas no se echen a perder. También muchos ponen dentro una jarrita o en algún recipiente y pueden ir deshojando poco a poco a medida que van consumiendo”, comentó.  

 

Y aclaró que de este modo la lechuga no sigue creciendo, porque si bien el agua de la casa ayuda a que se mantenga la hortaliza, no tiene los suficientes nutrientes para hacer que esta crezca. 

 

 

“Otra ventaja que ofrecemos como productores es que vamos directo a las verdulerías sin intermediarios y eso es un beneficio para el consumidor que tiene un producto fresco y en un lapso muy corto de tiempo ya está en su heladera o en sus manos”, sostuvo este pequeño productor. 

 

A su vez, Matvichuk contó que antes de iniciar este trabajo se capacitaron mucho en todo lo que tenía que ver con la hidroponía y cuestiones vinculadas al mercado de esta actividad. “Tenemos programadas las fechas de siembra y de las cosechas, para asegurarnos de tener lechugas todo el año. Nosotros en sí cosechamos tres veces por semana y por ende tenemos que sembrar también tres veces por semana y así siempre. El circuito no para, no paramos en ninguna época del año, siempre tenemos verduras”.  

 

“Por decisión comercial propia, decidimos comprar todo acá, producir y vender acá y así mismo, trabajar con proveedores de acá de Misiones para traer semillas o productos que son de afuera”, indicaron los productores propietarios de Raiza. 

 

Aseguraron que, al igual que cualquier otro productor, no fueron fáciles los primeros meses de pandemia, pero con mucho trabajo, capacitación y dedicación lograron salir adelante y hoy comercializan sus productos a comerciantes de varias verdulerías y supermercados del centro de Posadas y de ferias francas. 

Una pareja de misioneros apostó por la agricultura hidropónica