El INYM advirtió que el sector está a las puertas de una sobreoferta de yerba mate que plancharía los precios y ratificó la vigencia de la resolución 170


El 29 de mayo de 2001 un grupo de productores se concentró en el Cruce Karaben en tractores para marchar hacia el centro de la ciudad de Oberá y posteriormente viajar a Posadas en reclamo de un precio justo para la hoja de yerba mate. Ya para ese momento, muchos de los pequeños productores habían perdido sus cosechas y sus hectáreas debido a la crisis económica en la que estaba inmerso el país. Casi 11 años después, el Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), que nació a raíz de la movilización anterior, teme que una situación como la del 2001 se repita, esta vez motorizada por un desequilibrio entre la oferta y la demanda.

En una conferencia de prensa realizada en la sede del INYM en Posadas, el presidente del INYM, Juan José Szychowski, y su vice, Ricardo Maciel, advirtieron que el sector se encuentra a las puertas de una generar una sobreoferta de materia prima, que plancharía los precios y haría entrar en crisis a los pequeños productores, como en 2001, y ratificaron la resolución 170, que limita a 5 hectáreas las nuevas plantaciones y que recibió otro amparo en contra por parte de un juez de Paso de los Libres, en Corrientes.

Las autoridades explicaron hoy que, en un estudio técnico realizado durante el 2021 con datos oficiales, imágenes satelitales de alta resolución y relevamiento en campo por las áreas de registro, llegaron a la conclusión que, en cuatro años, la oferta crecería muy por encima del consumo interno y del mercado externo.

Antes de la resolución 170, había 177.534 hectáreas registradas, pero la superficie actual es de 209.276, de las cuales 187.060 ya están en producción y 22.216 lo estarán con las zafras venideras. Con la producción actual se logró 882 millones de kilo de hoja, pero con la safra de 2026 se agregarían, agregarían 220 millones más, lo que elevaría la producción a 1.102 millones de kilos de materia prima, provocando así que la actividad yerbatera estaría en una situación de desequilibrio por sobre oferta de materia prima.

“Tenemos la convicción que el productor rural tiene que tener un precio justo y no queremos que haya un avance de un sector del otro y por eso tomamos la medida. La resolución 170 no va a caer”, declaró Szychowski.

El presidente del INYM afirmó además que la situación actual hace necesaria las limitaciones e inclusive sostuvo que la medida “tendría que haberse tomado antes”.  “Las plantaciones nuevas en promedio están rindiendo alrededor 10 mil kilos por hectáreas”.

Maciel, quien es el al representante de la Provincia, ratificó que el Gobierno de Misiones respalda la resolución 170 y afirmó porque que no es una lucha entre las grandes cadenas yerbateras contra el INYM, sino que lo que está en discusión un modelo productivo.

De la conferencia participaron también el representante de los productores, Jonas Petterson y el síndico, Emilio Jouliá.

Alcances de la Resolución 170

La resolución 170 pone en situación de igualdad a pequeños, medianos y grandes productores, brindando a todos ellos la posibilidad de incorporar 5 hectáreas nuevas por año e; incluso, se contempló las posibles pérdidas por contingencias climáticas (sequía, heladas, etc) o de otro tipo como los incendios. En estos casos se pueden reponer las plantas sin límite de extensión.

sobreoferta de yerba mate