Desde Piporé rechazaron la posibilidad de cobrar un impuesto a la importación de yerba mate

“Brasil y Paraguay producen yerba mate de manera leal”, dijo el presidente de Piporé respecto al impuesto a la importación de la planta

Karaben consideró que aplicar un impuesto a la importación de yerba mate terminaría perjudicando a los consumidores porque el ingreso de materia prima de Brasil y Paraguay sería una solución para mantener algún tipo de control sobre los precios en góndola. Opinó además que la importación de canchada perjudicaría a todo el sector yerbatero.

“La yerba que se importa es controlada por el INYM y SENASA. En cuanto al control de calidad, se le pone más ojos encima a lo importado que a lo local”, señaló.

Acerca de la merma en la producción, señaló que el efecto climático se sintió principalmente en el sur de la provincia, pero también en Comandante Andresito y San Pedro; y aún no se sabe qué pasará al final de la cosecha. “Se habla de un 15% o 20% menos, pero hablando de esos términos se dan entre 150 hasta 200 millones de kilos de hoja verde. Esto es una magnitud muy significativa para la producción en Misiones”, comentó.

Por otro lado, Karaben sostuvo que “una de las soluciones es importar para que los precios no suban tanto y no perjudicar a la gente, además de que si esto pasa no conviene a la gente ni a los yerbateros”.

Respecto a los precios precisó que a comienzos de año y lo que se opera en estos momentos aumentó un 15% el precio de la canchada, además de que habrá un incremento de la materia prima principal, mientras que para la hoja verde se paga entre $52 y $54. “El precio de la hoja se paga de acuerdo a la oferta y la demanda, lo que diga el INYM es simplemente una referencia”, dijo.

Tal vez te interese leer: Se publicó en el boletín oficial, el régimen de información y control de yerba mate canchada importada del INYM

Cosecha demorada

Por otro lado, indicó que actualmente la cosecha de yerba mate está demorada, aunque está previsto que comience la semana próxima: “Las condiciones climáticas hicieron que se demore un mes el comienzo de la cosecha, lamentablemente la sequía afectó muy fuerte a todos. Los últimos brotes fueron tardíos por las lluvias, pero cosechar hoy en día es una picardía”, expresó.

En este sentido, explicó que la hoja no está en condiciones para ser cosechada porque se encuentra muy blanda. Además, agregó que todos los operadores tienen un monto importante de stock debido a que la yerba no se consume fresca.

“El país no tiene el mismo proceso que Brasil, donde consumen la yerba fresca. Acá se consume la yerba estacionada porque se utiliza el proceso de maduración de la yerba que requiere por lo menos diez o doce meses de estacionamiento en galpones para que la yerba sea más suave y más agradable al paladar”, aclaró Karaben.

También sostuvo que por el tiempo de ese proceso, la yerba que se consume hoy es la que se cosechó a principios del año anterior. “Por la falta de yerba para cosechar, una solución sería que se demore la utilización de la yerba de este año porque se puede tener estacionada cuatro o cinco años sin problemas y se puede consumir igual”, aseguro.

 

Actualidad de la Argentina

En otros temas, se refirió a que el problema actual de la Argentina es más político que económico. Acerca de esta situación, señaló que se puede observar en los piquetes, con la emisión monetaria descontrolada, el descontrol en los subsidios, la economía del Estado y el déficit fiscal.

“Esto repercute fuertemente en todos los actores económicos y los que más pierden son las clases pasivas, los jubilados y los empleados en relación de dependencia, porque hasta que los empleados puedan recuperar a través de las paritarias, pasan varios meses de cobrar sueldos bajos”, remarcó.

Asimismo consideró que la inflación es la peor solución a cualquier problema económico y el Gobierno se siente tranquilo con un proceso inflacionario alto porque va licuando lentamente el déficit fiscal pero se perjudica mucho a la gente. También agregó que en el Gobierno del expresidente, Mauricio Macri, el problema puntual fue la incertidumbre política y la desesperación por saber que pasaría en el futuro.

“La economía venía bien y los indicadores venían fantásticos. El punto de inflexión se dio en las PASO, cuando se transparentó la victoria del Frente de Todos;  la economía voló por los aires y el dólar subió”, sostuvo.

Para finalizar, aclaró que nunca fue partidario del “famoso gradualismo”, debido a que en los primeros dos años del gobierno de Macri se trató de arreglar de a poco esa sangría que se produjo. “A la gente le interesa mucho la economía, pero se relaciona también con cuestiones de afinidad y no es solo la economía lo que se vota”, concluyó.

Impuesto a la importación de yerba