¿Faltará yerba? | Factores climáticos y expectativa de precios atrasan la cosecha

yerba en misiones

El último informe estadístico del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM) indica que durante el primer trimestre del año en curso se entregaron poco más de 73 millones de kilos de hoja verde, la mitad de lo obtenido en el mismo lapso del año pasado. Medida en kilos, no es una caída significativa porque los volúmenes más grandes de cosecha recién empiezan a aparecer en abril, pero el porcentaje de la caída llama la atención.

yerba en misiones

Productores consultados señalan además que en lo que va de abril tampoco hubo mucho movimiento y recién en mayo comenzarían a llegar cantidades mayores a los secaderos.

El clima jugó una mala pasada en enero y febrero, cuando la sequía afectó a las plantaciones e incluso mató a plantas adultas, algo que no pasaba hacía muchos años. Pero las lluvias que vinieron después y la extensión del tiempo cálido hasta bien entrado el otoño están teniendo un efecto benéfico en las plantas que siguen brotando en una época del año en la que usualmente no lo hacen.

Lee también: Con marcas misioneras, el Gobierno nacional destinará $650 millones a la compra de yerba mate para la población en situación de vulnerabilidad

La sequía provocó una merma en la productividad de los yerbales que los especialistas estiman que rondará el 20%, aunque habrá que esperar algunos meses para ver cómo se desarrolla la cosecha para tener más precisiones.

La llegada de las lluvias y el calor otoñal se espera que reviertan, aunque sea en parte, esa caída en los rindes, pero ese efecto se vería promediando mayo, por lo pronto lo que provocó la vuelta de las lluvias fue un retraso de la cosecha porque muchos productores prefieren no tocar la planta cuando todavía está brotando.

El mismo clima que extendió el período de brotación de la yerba también prolongó el período de cosecha del té, lo que también tuvo impacto en la yerba mate porque los productores que tienen té y yerba (algo bastante común especialmente en la zona Centro de Misiones) están abocados a la cosecha de té y postergaron la de yerba.

El otro factor que según los productores consultados está operando para que la cosecha avance lentamente tiene que ver con las expectativas en torno a los precios.
Actualmente se está pagando de 54 a 60 pesos por kilo de hoja verde, un precio relativamente bueno pero que podría aumentar con el transcurrir de las semanas si a la industria le empieza a faltar materia prima para seguir elaborando yerba.

Es que a la merma en la cosecha de verano se sumó un incremento de la demanda con destino al mercado interno, que en marzo pasado fue de 26,5 millones de kilos, dos millones más que en igual mes del año pasado.

Hay un laudo de precios que está pendiente y que debería resolverse en la semana próxima, pero las expectativas de alza de precios que tienen los productores están más fundamentadas en las condiciones de mercado que en lo que pueda resolver la secretaría de Agricultura de Nación con relación a los precios de la materia prima.

Los productores aseguran que no están especulando para incrementar sus ganancias sino que están esperando que los precios de la hoja verde se ajusten a los incrementos que tuvieron sus costos. “La bolsa de abono año pasado nos costaba 4.500 pesos, este año la estamos pagando 12.000 pesos. Necesitamos que la hoja verde esté como mínimo a 67 pesos por kilo”, analizó un productor de la zona de Oberá.

Las fuentes consultadas, coinciden en que en mayo, en coincidencia con la llegada de los primeros fríos, comenzarán a llenarse las rutas de camiones cargados con hoja verde y recién entonces se tendrá una noción más acertada de la merma que habrá este año con relación a la cosecha record del año pasado.