Descontento por el precio del kilo de hoja verde, escasez de combustible y mano de obra: lo que marca la etapa de la cosecha gruesa

Marcelo Hacklender, productor de Jardín América y director por la Producción del Instituto Nacional de la Yerba Mate (INYM), mencionó que la producción inició en mayo debido a las cuestiones climáticas de la sequía, y que en estos días tendrán los números exactos con las declaraciones juradas de los kilos ingresados.

“Por el movimiento que pudimos observar se pudo llegar a más kilos en mayo, que en los meses anteriores”, señaló. En cuanto a precios, sostuvo que superan los valores del laudo. En este sentido, comentó que lo dialogaron con el Ministerio de Desarrollo Productivo de Nación para acordar un precio base que supere los $50.

“De acuerdo a la documentación que les enviamos, realizamos esta solicitud sin éxito porque no lo tuvieron en cuenta en su resolución”, lamentó Hacklender. Sin embargo, destacó que el precio promedio en toda la zona productora es de $65 el kilo.

Tal vez te interese leer: Yerba mate: Oriozabala se mostró en desacuerdo con el laudo de Nación y señaló que hay que darles mayores garantías a los productores

 

Con respecto a las lluvias, el productor afirmó que para el sector las precipitaciones “fueron de gran ayuda para evitar mayores pérdidas”.

Por otro lado, lamentó la escasez de combustible porque perjudica a diversos sectores productivos. “Esperamos que el abastecimiento se dé de una manera más regular, se consigue poco y esto nos complica la tarea”, indicó.

Además, Hacklender habló sobre el decreto nacional del año pasado donde alude a la compatibilidad de los planes sociales con el trabajo registrado: “Esto no está funcionando como debería y es otro factor que no nos deja trabajar con tranquilidad”, dijo. Sobre este, mencionó que funcionó sólo una temporada.

Hacklender detalló que aún hay mucho por cosechar, pero no cuentan con la mano de obra que necesitan. “La falta de combustible y la escasez de mano obra complica a la cosecha gruesa”. Incluso, aseguró que esto influye en la cantidad de kilos que se deben juntar.

Para concluir, ante esta situación el productor negó tener números certeros o aproximados al cierre de la zafra yerbatera. De esta manera, sostuvo “ojalá al finalizar la zafra podamos llegar a la cantidad de kilos que se requieran, la situación mejore y tengamos una mejor proyección para diciembre”.