En mayo las exportaciones de yerba tuvieron su mejor mes de los últimos cinco años

exportaciones de yerba

El sector yerbatero inicia el invierno con una muy buena noticia: las exportaciones del producto madre de la región se recuperaron con ímpetu después de un inicio de año poco halagüeño.

Durante el primer trimestre se había registrado una caída interanual de 31% en las ventas al exterior de yerba mate, cuestión que preocupó a todo el sector que desde hace años viene impulsando diferentes acciones para incrementar las exportaciones y abrir nuevos mercados.

La tendencia negativa se revirtió en el bimestre abril – mayo cuando se registró un crecimiento interanual de 36%, suficiente para compensar la retracción de principios de año y cerrar el período enero-mayo con un crecimiento interanual de medio punto porcentual.

Fue tan importante la recuperación que mayo pasado se convirtió en el mes con mayor cantidad de exportaciones desde que el INYM comenzó a difundir ese dato, en enero de 2018. En total fueron más de 5 millones de kilos de yerba los que se enviaron en el quinto mes del año.

Con ello, las exportaciones totales de yerba mate de enero a mayo de 2022 fueron de 14,6 millones de kilos, la mayor parte con destino a Siria.

Cosecha en baja

Después de un inicio de cosecha con poca actividad durante abril había mucha expectativa por lo que pudiera pasar en mayo y lo que ocurrió fue un incremento importante las cantidades de hoja verde entregadas en secaderos pero no fue suficiente para llegar a valores parecidos a los del año pasado.

Según datos del INYM, en el acumulado enero-mayo, los productores entregaron poco más de 239 millones de kilos de hoja verde, 38% menos que los 388 millones de kilos de igual período del año pasado.

La buena noticia para secaderos y molinos ávidos por reponer stocks de materia prima, es que mayo, con 110 millones de kilos entregados, fue el primer mes de 2022 en el que se obtuvo una cantidad parecida a la de igual mes del año pasado. Pese a ello, en los primeros cinco meses del año curso, entraron a los secaderos 150 millones de kilos de hoja verde menos que el año pasado.

El principal responsable por la caída en la productividad de los yerbales es el clima. Primero fue la severa sequía del verano que afectó a las plantas en pleno período de brotación y más recientemente, copiosas lluvias que se registraron especialmente en la zona norte de la Provincia y provocaron caída de hojas.

Para los productores que no fueron directamente perjudicados por la caída de hojas, la disminución en las cantidades cosechadas no es una mala noticia, porque la escasez de materia prima elevó los precios en toda la provincia.

Hoy se están pagando más de 65 pesos por kilo de hoja verde, muy por encima del precio oficial laudado por el ministerio de Agricultura de la Nación que es de 46,89 pesos por kilo.