“Hay que ver por dónde ingresó el producto y ponerse en contacto con esa gente”, precisaron desde el INYM tras la incautación de 1500 kilos de yerba sin estampillar

Yerba mate sin estampillar

Marcelo Hacklander – Radio República

Los productos confiscados se encontraban en las góndolas de cinco sucursales de una conocida red de farmacias, según se reportó.

Marcelo Hacklander, director del INYM, afirmó que el procedimiento fue posible debido al trabajo de control realizado habitualmente por el Área de Inspección y Fiscalización de la institución: “Se detectó en una cadena de farmacias y en una cadena de supermercado mayorista de Posadas”, aclaró. El producto es de origen brasileño, aunque ingresó al país por vía uruguaya, sin la estampilla que avala su calidad y control que desarrolla el INYM sobre la yerba mate.

De haber tenido los estampillados como lo aclara el reglamento de la institución, los productos podrían haberse vendido sin problemas, indicó Hacklander. “Hay una empresa de Oberá que tiene una representación de una empresa paraguaya, y ellos hacen el estampillado, con el instituto haciendo los análisis para garantizar la calidad del producto”, sostuvo.

Las consecuencias del operativo tocan varios frentes: primeramente, al comercio, cuyos productos confiscados no les serán devueltos, pero no se descarta que haya sanciones contra los responsables directos de su venta indebida en un futuro, en caso de reiterarse, una vez el INYM logre confirmar su procedencia exacta. “Hay que ver por dónde ingresó el producto y ponerse en contacto con esa gente, para darle todas las indicaciones para que registre el producto y que no vuelva a suceder lo de ahora”, explicó Hacklander.

Debido a esta situación, la red de farmacias que tiene presencia en todo el país quedó en el ojo de la tormenta, bajo la cautelosa mirada del instituto por la posibilidad de que el producto confiscado haya llegado asimismo a otras góndolas en otras ciudades o provincias. “Nos pusimos a hacer el seguimiento del producto para ver su importador, al igual que en la cadena mayorista de supermercado. Queremos tener el control de esa yerba”, manifestó.

Los productos cuestionados tienen un alto precio y están mayormente dirigidos a personas relativamente pudientes: “El costo del producto es muy elevado, y está pensado para un público muy selecto; por ahí las modas hacen a este tipo de comercio”, reflexionó Hacklander, que también aclaró que el producto sigue el estilo brasileño de fabricación, caracterizado por un molido fino, definido por el director como “casi polvo”. “Hay empresas argentinas que también empezaron a elaborar este producto, para ver si este consumidor también la encuentra buena”, indicó.

Con tal de seguirle el rastro al producto y asegurarse de que su venta no esté muy esparcida por las góndolas del país, el INYM viaja rutinariamente a distintas provincias para comprobarlo en diferentes supermercados y comercios varios. “En el verano pasado hicieron una visita a la zona de Entre Ríos y Buenos Aires, y se detectaron este tipo de paquetes, y otros tipos de venta donde se venden a granel”, explicó.

 

Tal vez te interese leer: El INYM decomisó más de 1.500 kilos de yerba mate uruguaya y sin estampillas

 

El objeto de este movimiento está en el interés del propio consumidor. “Tenemos que ser claros con el consumidor. Cuando vaya a comprar una yerba, tiene que verificar si tiene la estampilla que corresponde, para tener la certeza de que el producto está apto para el consumo”, indicó. La presencia o ausencia del estampillado debe ser corroborado para evitar futuros posibles problemas de salud, por ejemplo. “Sería una pena que se compre yerba en mal estado”, afirmó.

Una vez secuestrada, la yerba mate pasa por un proceso hasta convertirse en “inutilizada”. El INYM, sostuvo Hacklander, “no se puede arriesgar” a entregar productos defectuosos que no cumplan con las reglas establecidas. “Sería un problema para nosotros. Como instituto tenemos que cuidar el producto y su calidad”, aseveró.

Algunos de los responsables por los productos sin estampillar que aparecieron en otras partes del país afirmaron no tener idea sobre la existencia de tal norma, por lo que fueron consiguientemente asesorados por el INYM para implementarlos lo antes posible. “Comenzaron a hacer el registro en el instituto y ver cómo trabajar de una manera controlada y certificada para poder vender la yerba mate”, sostuvo. Los trámites de este estilo deben ser acarreados por el importador de los productos, según aclaró.

Encontrar a este importador se convirtió, entonces, en el próximo objetivo del INYM en el caso de los productos confiscados en Posadas. “El valor del paquete en góndola era bastante importante. Valía $1.500 por kilo”, aseguró Hacklander, por lo que no se descarta además quejas provenientes de los establecimientos de cara al público que los vendían y dirigidas al misterioso importador. “La pérdida es muy importante para las empresas. Para el mayorista, fueron más de 1.500 kilos”, manifestó.

Las reglas establecidas por el INYM en cuanto al estampillado son aplicadas a todos los productos que contengan yerba mate, independientemente de su proporción. “Por más que esté compuesta con otro tipo de yerba—sí o sí debe tener el estampillado correspondiente”, afirmó. Si un consumidor nota la presencia de un producto sin estampillado, se debe realizar  la denuncia ante el organismo que dirige. “Somos muy celosos. Tenemos que controlar la calidad para que el consumidor compre el producto de la mejor calidad”, aseveró.

Las pérdidas, muchas veces millonarias, que la venta de productos sin estampillado puede ocasionar para quienes los venden al público debe servir como suficiente incentivo para que estas empresas también apliquen medidas para limitar el acceso de productos ajenos a las normativas. “Es algo que les tiene que hacer parar la oreja para comprar la yerba que corresponde”, comentó el director del INYM.

No obstante, Hacklander se mostró positivo por la evolución y capacidad de los controles. “Tenemos el personal que necesitamos y tratamos de hacer lo posible para controlar todos los frentes”, indicó, haciendo referencia a la importancia de ser eficaces en el proceso. Con respecto al precio de la yerba, que actualmente se encuentra en discusión en Buenos Aires, Hacklander afirmó no poseer ninguna novedad.

“Estamos en la dulce espera para ver cuál es el resultado. Nación no tiene una fecha límite, pero esperemos que este año cambie el precio. En teoría, habría novedades dentro de poco”, terminó.

Yerba mate sin estampillar